Internacional

Internacional

Dinamarca restablece los controles de sus fronteras

Por presión de la ultraderecha populista y ante la pasividad de la Comisión Europea, Copenhague pone en el alero el Tratado de Schengen

Día 12/05/2011

El Gobierno de Dinamarca anunció ayer a la Comisión Europea que se dispone a reintroducir ciertos controles en las fronteras, aunque insiste en que pretende hacerlo sin violar las reglas del Tratado de Schengen que rige la libre circulación de los ciudadanos.

La medida cumple con una exigencia del Partido del Pueblo de la populista Pia Kjærsgaard, cuyos diputados son imprescindibles para formar una mayoría de gobierno estable en Copenhague, pero se produce en plena tormenta política en la que varios países están presionando para reconstruir las barreras entre los países miembros, bajo pretexto de que son necesarias para luchar contra la inmigración ilegal que se teme que provenga de los países del norte de África a causa de las revoluciones desencadenadas.

El presidente de la Comisión Europea compareció ayer en el Parlamento Europeo ante la inquietud de la Cámara por esas pretensiones de restaurar las fronteras. «No me dejaré presionar por los populismos», dijo entonces Barroso, que defendió el tratado de Schengen como «uno de los logros más importantes de la construcción Europea». Hoy precisamente está previsto un Consejo de Ministros de Interior en Bruselas en el que la Comisión tiene que presentar la comunicación que recoge en parte las exigencias que lanzó inicialmente el presidente francés Nicolás Sarkozy para ampliar los casos en los que sea posible restablecer los controles sistemáticos de identidad en las fronteras interiores.

Martin Grabiec, portavoz de la comisaria de Interior Cecilia Malmstrom, admitió que el ejecutivo comunitario había recibido ayer por la tarde una carta del Gobierno danés informando de las medidas que va a poner en marcha y señaló que los servicios jurídicos del departamento estaban estudiando su contenido. Las autoridades danesas han asegurado que los controles que se disponen a instalar en la frontera con Alemania primero y con Suecia después «se harán en conformidad con el Tratado de Schengen», según declaró el ministro de finanzas, Claus Hjort Frederiksen, del Partido Liberal.

El tratado autoriza, en efecto, controles, siempre que no sean ni permanentes ni sistemáticos y considera la posibilidad de restablecer las prácticas antiguas de tránsito de fronteras —incluyendo la eventualidad de cerrarlas— si existen amenazas para el orden público o la seguridad. Lo que Francia ha propuesto, con el apoyo de la Comisión, es que sean los propios países los que suspendan la aplicación de Schengen cuando consideren que con este tratado no se puede controlar la estanquidad de la frontera exterior, aunque siempre con el acuerdo de la Comisión Europea.

Rumanía y Bulgaria

La decisión de Dinamarca ha pillado por sorpresa a muchos dirigentes europeos, aunque el debate sobre la reforma del Tratado de Schengen estaba ya sobre la mesa desde que la actual Presidencia húngara se empeñó en hacer una de sus prioridades la entrada de Rumanía y Bulgaria en la estructura del tratado de libre circulación de personas.

Alemania y Francia se han opuesto firmemente a esta ampliación, porque temen que ni las autoridades de Sofía ni las de Bucarest sean todavía capaces de gestionar sus fronteras con terceros países. Pero si se aceptasen los nuevos controles en las fronteras interiores, Alemania considera que «ello facilitaría la entrada de Bulgaria y Rumanía» en Schengen.

Según el Gobierno danés, la medida aprobada ayer entrará en vigor en cuestión de semanas y empezará a aplicarse en la frontera alemana, luego en los puertos y finalmente en el puente internacional que une Copenhague con la ciudad sueca de Malmo. «A lo largo de los últimos años hemos detectado un gran aumento de la criminalidad transfronteriza y para parar esto hemos considerado necesario tomar medidas». Lo que se disponen a instalar son inicialmente equipos electrónicos que servirán para controlar las matrículas de los coches y eventualmente se pedirá la identificación de los ciudadanos que atraviesen el límite entre los dos países. Entre Copenhague y Malmo existe un enorme trasiego de ciudadanos que viven en un país y trabajan en el otro.

La medida que han logrado introducir los populistas daneses no dejará de tener efectos en otros países donde estas fuerzas políticas han aumentado su representación y son necesarias para la mayoría gubernamental como Holanda, Suecia, o el caso de Francia, donde Nicolás Sarkozy se ve amenazado por el Frente Nacional.

El papel de la Comisión Europea será crucial en este momento en el que está en juego uno de los elementos claves de la construcción europea. Hasta ahora, Barroso ha sido incapaz de poner orden en la disputa que sostuvieron el francés Sarkozy y el italiano Berlusconi a cuenta de los 25.000 tunecinos sin papeles de los que el segundo pretendía deshacerse sencillamente alentándoles a irse a Francia gracias a las ventajas de Schengen, y ha terminado por aceptar el principio de que será necesario restablecer los controles.

Tampoco ha logrado imponer una política común de asilo eficaz, que habría impedido que el asunto de los inmigrantes clandestinos desembocase en una situación en la que se ponga en duda la legitimidad del Tratado de Schengen. Las Comisión cuenta con una agencia para el control de las fronteras exteriores (Frontex) pero por razones políticas se ubicó en Varsovia, demasiado lejos de los problemas reales a los que parece ser ajena.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.