Internacional

Internacional

El gobierno rebelde cree que la muerte del hijo de Gadafi «no es verdad»

En ninguna de las imágenes que se han distribuído de la casa destrozada aparece el supuesto cadáver de Saif al Arab

Día 01/05/2011 - 17.49h

Parece imposible que en la casa devastada por tres misiles donde presuntamente anoche moría el hijo menor de Muammar el Gadafi, -y hasta donde el régimen trasladó rápidamente a la prensa internacional para que documentara la ruina-, pudiera haber sobrevivido alguien. Las imágenes muestran un grado de destrucción brutal y en ninguna de ellas se han visto los supuestos cadáveres de Saif al Arab, de su esposa o sus tres hijos preadolescentes que, según el portavoz gubernamental, Moussa Ibrahím, habrían fallecido víctimas del ataque de la OTAN. Los nombres de los niños no se han facilitado en aras del derecho a la “privacidad” de la familia. Las dudas sobre la veracidad de la noticia cunden en las filas rebeldes de Bengasi, donde el portavoz del Consejo Nacional de Transición con base en Bengasi, Mustafá Gueriani, cree, simplemente que “no es verdad”.

No sería la primera vez que Gadafi simula ser víctima de una dolorosa tragedia personal de martirio para intentar concitar la compasión y las simpatías del mismo pueblo al que ahora está masacrando. “La televisión libia (estatal) ni siquiera interrumpió la programación, -declaró Gueriani a ABC- no creemos que la muerte de Saif al Arab haya ocurrido... Gadafi está jugando al mismo juego que en 1986, cuando dijo que Ronald Reagan había matado a su hija”. Esa anécdota era recordada la madrugada del domingo también por la cadena Al Jazeera, que rememoró que el suceso ocurrió también en Trípoli, durante el bombardeo de uno de los complejos oficiales libios, y que las indagaciones periodísticas posteriores demostraron que la niña, de 15 meses, no tenía nada que ver con el dictador, que luego sí gestionaría arreglos para adoptarla a título póstumo.

Gadafi, ileso de milagro

El anuncio del asesinato de Saif al Arab ha sido utilizado por el régimen gadafista para volver a acusar a la coalición internacional de estar tratando de acabar con la vida del dirigente libio, que según el relato oficial se encontraba en la casa siniestrada, aunque salió milagrosamente ileso junto a su mujer. Países como Rusia, miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, han advertido expresamente a la alianza contra cualquier intento de magnicidio, sobre todo después de que los mandatarios de Estados Unidos, Reino Unido y Francia firmaran un artículo conjunto en el que defendían que “es imposible imaginar un futuro para Libia en el que Gadafi continúe en el poder”. “Lo que estamos viendo es la ley de la jungla. Esto ha sido una operación directa para asesinar al líder de país. Esto no está permitido por la ley internacional y por ningún código moral o principio”, eran anoche las palabras del portavoz Ibrahim en nombre de un régimen al que se imputa la muerte de más de 10.000 libios en los dos últimos meses.

“Parece que hubo una filtración de Inteligencia. Sabían algo. Le esperaban por alguna razón. Pero el objetivo era claro, muy, muy claro”, añadía el representante gubernamental en su comparecencia televisada. Hace una semana las acusaciones contra la OTAN fueron similares cuando sus aviones golpearon un edificio en Trípoli que alberga uno de los despachos del coronel, que en aquellos momentos no se encontraba allí.

La OTAN emitía esta mañana un comunicado confirmando el bombardeo por la noche e el barrio de Bab al Aziza, donde se ubica la casa destruida, pero sin hacer mención a que en el se hubiera causado la muerte de Said al Arab y parte de su familia. “Todos los objetivos de la OTAN son militares y están claramente vinculados con los sistemáticos ataques del régimen a la población libia y las áreas pobladas. Nosotros no atacamos individuos”, decía el teniente general Charles Bouchard, jefe del mando de campaña de la alianza.

Muy poco se sabe del hijo de Gadafi cuya muerte se ha anunciado. La televisión Al Arabiya lo ha caracterizado como la “oveja negra” de la familia, un sujeto propenso a los escándalos sobre el que ahora la prensa ha rescatado diversos incidentes con gorilas de discoteca durante la etapa en la que fue estudiante en Alemania. Su papel en la estructura de poder era limitado, y su proyección pública prácticamente nula. En contra de ello, Mustafá Gueriani corregía: “no hay ningún hijo de Gadafi que no esté involucrado en la política y en el régimen... para ellos Libia es su granja”.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.