Madrid

Madrid

«Bienvenidos al nuevo río»

El megaproyecto Madrid Río abrió ayer al público. ABC recorrió la zona con el torero Miguel Abellán y la joven promesa del Atlético de Madrid Álvaro Domínguez

Día 16/04/2011
Dos jóvenes con éxito, triunfadores en su terreno y vecinos de Madrid. Pasear con ellos por Madrid Río fue descubrirles una realidad que para ambos resultó nueva y sorprendente. «Menudo cambio ha dado esto», comentaba Miguel Abellán, matador de toros. Y Álvaro Domínguez, defensa del Atlético de Madrid, lo secundaba: «Está mucho mejor; ha merecido la pena». Después de que se abriera el último tramo del megaproyecto urbanístico, ABC recorre la zona con dos amantes del Manzanares y todo lo que el río conlleva
«Bienvenidos al nuevo río»
ángel de antonio 
El torero Abellán y el fubolista Domínguez

En el puente del Rey, el cruce de carreteras que atravesaba la zona diez años atrás ha dado paso a una amplia explanada; la misma donde se celebró el triunfo de España en el Mundial de Fútbol. «Es verdad —comenta Álvaro Domínguez—, recuerdo haberlo visto por la tele; creo que yo estaba en Los Ángeles con la Sub 21». Como conocía la zona —«quedaba con mis amigos en Príncipe Pío»—, le extrañó el entorno. «No recordaba que hubiera espacios tan grandes aquí».

Las zonas con césped, sobre todo si las protege algún árbol de sombra, están llenas de jóvenes tumbados, charlando y con alguna litrona. Madrid Río entró ayer en funcionamiento en toda su extensión. Álvaro, a punto de cumplir los 22 años, no recuerda el despliegue de carreteras que atravesaba la zona, pero sí el soterramiento: «He pasado muchas veces con mis padres, y veíamos las obras. La verdad es que ahora se ve mucho mejor».

La ausencia de ruido de motores llama la atención al llegar a la avenida de Portugal, antes una autovía con varios carriles por sentido, y ahora un paseo adoquinado y plagado de almendros. «Esto ha pegado un cambio tremendo», comenta Miguel Abellán. Él sí lo recuerda en todo su «esplendor».

De hecho, es uno de los beneficiados por la operación: «Hace algún tiempo invertí en viviendas en la zona, frente al Vicente Calderón». Un consejo de un buen amigo que «me dijo que esto, a largo plazo, iba a revalorizarse un montón».

En efecto, ahora, frente al estadio rojiblanco —los colores futbolísticos del torero, por cierto— se extienden kilómetros de Salón de Pinos, con los árboles creciendo directamente sobre el techo de los túneles por los que ahora transcurre el tráfico de la M-30. Una zona además salpicada de juegos infantiles en madera natural, bancos corridos para descansar, y un paseo multiusos para caminantes, ciclistas o patinadores. Y hasta unas láminas de agua bajo el puente de Segovia que algunos aprovechan para mojarse los pies.

Miguel Abellán destaca cómo la operación Madrid Río ha cambiado esta parte de la ciudad: «Esto ha pasado de ser una zona del extrarradio no muy buena, a convertirse en un gran parque, en un área residencial. Dentro de poco —bromea—, se van a venir para aquí todos los de la “Milla de oro”». «Sí, será la nueva Moraleja», le sigue el juego Álvaro Domínguez.

Alma rojiblanca

El torero con alma rojiblanca admira al joven futbolista. De hecho, recuerda que «yo jugué en los filiales, hasta juvenil, y me encantaba. Pero me fui un día a los toros, me entró la vena y....». Y allí comenzó una prometedora carrera que en poco más de tres semanas le lleva a la Monumental de las Ventas, donde tiene contratadas dos tardes en la Feria de San Isidro: 11 de mayo y 11 de junio.

Álvaro Domínguez, aficionado a los toros, promete ir a verle a la plaza; no es la primera vez que lo hace. Cuando se les pregunta qué es más duro, si una corrida de toros o un partido de fútbol, los dos, discretos, opinan que lo que hace el otro. «Ponerse ante un toro... eso tiene mucho mérito», dice Álvaro. «Si, pero hay partidos con una tensión...», le responde Miguel.

Los dos viajan mucho, por motivos de trabajo. Y aunque ha visto mucho mundo, Álvaro lo tiene claro: se queda con Madrid. «Es la ciudad que más me gusta. Y además, aquí el tiempo nos ayuda». Que se lo digan a los miles de usuarios de Madrid Río, que utilizan sus toboganes gigantes o los juegos infantiles, hacen footing por las sendas o practican “skate” o patinaje en sus instalaciones. «Le hacía falta que actuaran; el Manzanares estaba muy abandonado», recuerda el maestro Abellán.

«Parte de la historia»

Con el Vicente Calderón, de momento, en el margen del río —«lo vamos a echar de menos cuando nos vayamos; es parte de nuestra historia», confiesa Álvaro—, ya se ven los jardines bajo el Puente de Toledo, y sólo un poco más allá, el doble brazo que el arquitecto francés Dominique Perrault ha diseñado sobre el parque de la Arganzuela. Espectacular de día, y más aún por la noche, por su original iluminación.

Casi al lado están las tres «piscinas» que forman lo que se llama la «playa de Madrid», un espacio donde unos juegos de fuentes refrescarán el ambiente, y donde habrá en muy poco tiempo hamacas y tumbonas donde tomar el sol o leer un rato. «Lo de la playa es una iniciativa nueva, veremos cómo responde la gente. Hombre, no es lo mismo que una playa de verdad, pero es una buena idea», señala el rojiblanco Álvaro Domínguez.

Desde ayer, Madrid Río está abierto. Los madrileños pueden disfrutar de una zona con tres campos de fútbol, pistas de patinaje y un espacio para los más pequeños con tirolina. Álvaro podrá venir con sus padres y con su hermano de 13 años —un «crack» del tenis—, a pasear o montar en bici —aunque prefiera la mountain bike—; y Miguel tendrá un paseo —de más de 6 kilómetros—por el que relajarse tras esas agotadoras tardes en que se enfrenta a cinco toros él solito y, además, echándole arte: «Hay que procurar que no te coja el toro, y además hacerlo bonito».

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

El tiempo...

Sigue ABC.es en...

Lo último...
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.