Hemeroteca

Hemeroteca

La Policía alemana se enfrenta a su pasado nazi

La Oficina Federal de lo Criminal alemana ha presentado un estudio que investiga como la sombra de su pasado hitleriano siguió pesando sobre la institución una vez terminada la Segunda Guerra Mundial

Día 08/04/2011 - 13.13h
La alemana Oficina Federal de lo Criminal (BKA) presentó hoy un estudio que investiga la sombra del pasado nazi que siguió pesando sobre la institución una vez terminada la II Guerra Mundial. El historiador Patrick Wagner, de la Universidad de Halle, se centró en el estudio en analizar las repercusiones que tuvo sobre el trabajo de BKA la presencia en sus filas de viejos policías que habían estado a las órdenes del régimen nacionalsocialista.

Ya antes era conocido que la Policía entre 1933 y 1945 había sido una de las herramientas de represión del régimen de Hitler. También se sabía que 47 personas que en los años cincuenta ingresaron como altos funcionarios en la BKA habían militado antes en las temidas SS. A partir de ello, Wagner se centró en las consecuencias que había tenido para el trabajo policial la presencia de esos elementos en las filas de la BKA.

El historiador sostuvo que algunos funcionarios intentaron seguir aplicando criterios criminalísticos de la época nazi, organizando acciones contra presuntas conspiraciones judías o comunistas, o bien acciones discriminatorias contra minorías como las etnias gitanas sinti y roma.

Theo Saevecke

Wagner citó el ejemplo del ex miembro de las SS Theo Saevecke que ingresó en la BKA como comisario en 1952. También fue informante, tras la guerra, de los servicios secretos estadounidenses, cuyos informes revelan que el comisario «no se detendría ante nada para reprimir el movimiento comunista, al que odiaba desde los años 20». En 1962, Saevecke fue el encargado de coordinar las medidas policiales en el llamado «caso Spiegel» en el que el director de la revista «Der Spiegel», Rudolf Augstein, fue detenido bajo acusación de revelar en sus publicaciones secretos de Estado.

Otro ex nazi que terminó de comisario fue Josef Ochs, quien, tras un fallido atentado contra el canciller Konrad Adenauer en 1952, planteó la tesis de una «organización internacional» que operaría contra Alemania y detrás de la cual estarían los judíos europeos. Según Wagner, aunque la dirigencia política puso desde el comienzo un freno a esas tendencias, en ningún momento hubo una reflexión activa sobre ello dentro de la institución.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.