Internacional

Internacional

Sarkozy no quiere a la OTAN al mando de la campaña de Libia

Londres, por el contrario, desea que ejerza una posición «mayor»

Día 19/03/2011 - 12.05h

Compartir

La Cumbre de París de ayuda al pueblo libio, convocada por Nicolas Sarkozy, aportará la definitiva cobertura diplomática multilateral, cuando París y Londres continuan discutiendo el puesto que la OTAN pudiera o no pudiera tener en unas operaciones militares en las que Washington participará dejando el liderazgo a las capitales europeas.

París no desea que el mando supremo de las operaciones sea asumido por la OTAN y defiende una gestión diplomática de la campaña militar contra Gadafi. Desde la óptica francesa, una operación liderada por la OTAN pudiera tener un costo político negativo e imprevisible entre los países árabes.

Londres, por el contrario, desea que la OTAN ejerza una posición “mayor” en la gestión militar de la campaña de Libia que pudiera comenzar horas después de concluida la Cumbre de París.

Desde Washington, el presidente Obama ha lanzado mensajes políticos “firmes”. Pero, en apariencia, los EE.UU. esperan que sean Francia y el Reino Unido quienes asuman el liderazgo militar de la inmediata campaña.

Nicolas Sarkozy, por su parte, ha deseado dar a la campaña de Libia una cobertura diplomática multilateral. Tras la resolución de Naciones Unidas, “aprobando” el uso de la fuerza, el presidente francés ha considerado imprescindible una “implicación” directa de los países árabes y africanos, para asumir colectivamente el previsible costo político de una campaña militar menos “sencilla” de lo que pudiera sugerir la relación de fuerzas entre Gadafi y los aliados militares.

En la Cumbre del Elíseo estarán representadas la Liga Árabe, la Unión Africana, la UE y varios países árabes y africanos, de quienes “solo” se espera un compromiso simbólico en las operaciones militares: autorizaciones para sobrevolar sus espacios aéreos, apoyos logísticos, socorro humanitario. Se trata, desde la óptica francesa, un compromiso esencial, diplomático y político, que sería más difícil de obtener si la campaña de Libia estuviera liderada en solitario por la OTAN y Washington.

Concluida la Cumbre del Elíseo, la campaña militar pudiera iniciarse inmediatamente, durante “las próximas horas”, la próxima noche. Los primeros objetivos de la campaña aérea son bien conocidos: neutralizar los blindados y aviones de Gadafi, aislar los puestos de mando, complicar al máximo las comunicaciones.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.