Cataluña

Cataluña / TRIBUNA ABIERTA

Menos nación y mejores servicios

Mas no ha querido explicar en el Parlament sus intenciones y ha preferido que sus consejeros vayan soltando globos sonda

Día 09/03/2011 - 10.07h

Desde que Artur Mas llegó a la presidencia de la Generalitat hemos ido conociendo, a golpe de titular en prensa, los recortes sociales que tiene previsto acometer CiU. Es cierto que el tripartito ha dejado un importante agujero en las cuentas públicas, y más cierto todavía que Montilla, Carod y compañía fueron unos irresponsables al gastar el dinero que no teníamos hasta el último día de la legislatura, incluso durante la campaña electoral. Estoy convencido de que si en vez de miembros de un gobierno fueran miembros del consejo de administración de una empresa, los accionistas ya habrían interpuesto una demanda contra Montilla y algunos de sus consejeros. Pero si las negligencias del gobierno Montilla y la crisis implican un recorte en el déficit público, es momento de plantearse cuales son las prioridades y cuales los gastos prescindibles de cara a los presupuestos de 2011.

Mas no ha querido explicar en el Parlament sus intenciones y ha preferido que sus consejeros vayan soltando globos sonda. El presidente considera que hay que recortar en torno al 20% en política social, especialmente en educación y en salud, dos pilares de nuestra sociedad que en tiempos de crisis son vitales al ser muchos ciudadanos de clase media los que se suman al uso de estos servicios universales. También se ha anunciado recortes en las nuevas promociones de Mossos, muy necesarias ante la creciente inseguridad que reina en muchas ciudades. Recortes en el ámbito de la justicia, allí donde los litigios civiles, laborales y mercantiles están saturando los juzgados con el cierre de miles de negocios. En definitiva, Mas plantea recortar servicios esenciales.

Pero todos estos recortes van acompañados del mantenimiento del gasto en estructura política y construcción nacional. Según los portavoces del Gobierno, es prioridad mantener o incrementar las embajadas ideadas por Carod, mantener el gasto de 200 euros por familia en televisión y radio autonómica, mantener estructuras políticas como el CAC, el defensor del pueblo autonómico, el Memorial democrático, la millonaria política lingüística, las subvenciones a Òmnium cultural, Plataforma pro seleccions catalanes y compañía, o los prescindibles cargos políticos en los consejos comarcales, las subvenciones astronómicas a los medios de comunicación privados «amigos» o los 300 millones de euros que nos costará prohibir los toros en 2012. CiU continúa su plan de construcción de la nación catalana. Mientras juzgados, seguridad, sanidad o educación pueden esperar, la máquina de construir naciones sigue en marcha con nuestro dinero. Yo le diría a Mas aquella frase que se atribuye a Ruiz-Gallardón en una visita de Jordi Pujol a unas obras de la Comunidad de Madrid: «Señor presidente, con todos los respetos, construir naciones es muy caro, nosotros preferimos construir líneas de metro u hospitales».

Albert Rivera es presidente de Ciutadans.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.