Columnas

Opinión

Columnas

EE.UU. cierra su embajada

Washington anuncia otras medidas unilaterales y el apoyo a la expulsión del país de Naciones Unidas

Día 26/02/2011

Mientras la UE mueve con lentitud su aparato burocrático, Estados Unidos tomó ayer la delantera en las sanciones al régimen de Gadafi y anunció el cierre de su sede diplomática en Trípoli. El portavoz de la Casa Blanca anunció asimismo que se restringirá la ya limitada colaboración militar con Libia, y adelantó que Estados Unidos apoyará la expulsión de Libia de la ONU.

Ante el comienzo en Libia de una sangrienta guerra civil complicada por multimillonarios intereses petroleros, Estados Unidos y la UE han empezado a movilizarse en el frente diplomático para ofrecer un plan paralelo de ayuda humanitaria. En la cartera de opciones para detener esa espiral de violencia figuran desde cerrar el espacio aéreo libio hasta enjuiciamientos internacionales.

En el marco del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, convocado de nuevo ayer para abordar la dramática crisis de Libia, se ha empezado a trabajar en un proyecto de resolución impulsado por Francia y Gran Bretaña. De acuerdo a los detalles avanzados sobre esa iniciativa respaldada por la Administración Obama —además de medidas como un total embargo de armas encaminadas a dificultar el indiscriminado uso de la fuerza por parte del régimen Gadafi— se incluye la apertura de un proceso en el Tribunal Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

«Matanzas y torturas»

Navi Pillay, la alta comisionada de la ONU para derechos humanos, ha denunciado que la represión ejercida por las fuerzas leales a Gadafi puede haber causado miles de muertos y heridos. Según Pillay, la ilegítima violencia con que el régimen de Trípoli está respondiendo a la rebelión civil no hace más que aumentar, entre «noticias de matanzas, detenciones arbitrarias y torturas». Lo cual, a su juicio, exige una «vigorosa» respuesta por parte de la comunidad internacional.

De acuerdo al testimonio presentado por Pillay en una sesión especial celebrada en Ginebra por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, los elementos armados que respaldan a Muamar Gadafi «están atacando a manifestantes y transeúntes, bloqueando barrios y disparando desde los tejados». Además de dedicarse a bloquear el tránsito de ambulancias «para que los heridos o muertos sean abandonados en las calles».

Margen para evacuar

Con el fin de lograr una respuesta internacional coordinada, el presidente Obama ha mantenido contactos telefónicos con los líderes de Francia, Gran Bretaña, Italia y Turquía. Pero no se espera que los deseos de intervención se materialicen en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas hasta mediados de la semana que viene. Lo que debería dar tiempo a completar la difícil evacuación de miles de extranjeros atrapados en Libia.

No obstante, la UE ya se ha puesto de acuerdo para imponer una serie de sanciones contra Libia que incluyen la prohibición de vender armas al régimen de Gadafi, así como congelar los bienes y prohibir los visados de entrada al dictador y miembros de su círculo de poder. Los especialistas de los Veintisiete están trabajando con premura para detallar estas medidas de presión, incluida una lista negra de ciudadanos libios afectados por estas medidas.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.