Columnas

Opinión

Columnas

Productividad o IPC, un falso dilema

Día 09/02/2011

A quién quieres más, a mamá o a papá, es una forma de plantear falsos dilemas. ¿Nucleares o aerogeneradores?, ¿trasvases o desalación?, ¿productividad o IPC?, ¿papel o red? La respuesta correcta es: de todo y por su orden. No son opciones excluyentes; son complementarias, se mejoran. Debatimos ahora la estrategia salarial para un objetivo saludable: crecimiento y empleo. Enfrentar las referencias: productividad o inflación, es un falso dilema. Ambos factores tienen caso y hay que ponderarlos según cómo, cuándo y cuánto.

La canciller Merkel propone vincular los salarios a la productividad, para introducir orden y confianza. Pero eso no significa olvidar la inflación. La escala móvil salarial que inventaron los italianos en los setenta para anticiparse a la inflación fue un disparate. En España los Pactos de la Moncloa enseñaron que anticipar la inflación la activa y conduce los salarios al absurdo y el sistema productivo a la inoperancia.

Indiciar de oficio salarios y rentas (lo están las pensiones) también puede conducir al absurdo y a algo peor de lo que pretende evitar. Las pensiones pertenecen a otro ámbito, pero respecto a los salarios, el mejor es el posible, el sostenible, el que aporte incentivos y expectativas saludables.

Eso significa sentido común y eficacia negociadora. ¿A la alemana?, pues no estaría mal, pero eso requiere sindicatos fuertes, comités de empresa con poder, información y participación. Para ganar productividad y mejorar competitividad conviene cooperar, es decir informar, implicar y asumir riesgos compartidos. Esa es la propuesta de la señora Merkel, del capitalismo renano, de la economía social de mercado. Pero hay que poner el cascabel al gato sin marear la perdiz con falsos dilemas; para ser como los alemanes hay que entrenar un poco más.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.