Columnas

Opinión

Columnas / EL RECUADRO

Primo de Rivera

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren al general que con su Directorio Militar modernizó España

Día 02/02/2011

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a Joaquín Primo de Rivera y Pérez de Acal, Brigadier del Ejército Real y Gobernador de Maracaibo, que se posesionó de los establecimientos de Guinea Ecuatorial para la corona de España.

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a su hijo, José Joaquín Primo de Rivera y Ortiz de Pinedo, que destacó por su valentía en los Sitios de Zaragoza y en la campaña contra el Ejército de los Andes en Chile, presidente de la Junta del Almirantazgo, Jefe de Escuadra de la Real Armada, comandante general del Apostadero de La Habana, ministro de Marina y senador por Cádiz, donde murió en 1853.

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a su hijo, Fernando Primo de Rivera y Sobremonte, primer marqués de Estella y primer conde de San Fernando de la Unión, distinguido con la Laureada de San Fernando, que combatió en la guerra carlista y dirigió la toma de Estella, por lo que Alfonso XII le concedió la merced nobiliaria de marqués de la citada villa navarra, y que marchó luego a Filipinas, distinguiéndose en la lucha contra el insurrecto Aguinaldo y fue posteriormente ministro de la Guerra en los gobiernos de Antonio Maura y Eduardo Dato.

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a su hijo, Fernando Primo de Rivera y Orbaneja, militar de Caballería, que tuvo uno de sus primeros destinos en el legendario Regimiento de Cazadores de Taxdirt y ascendido ya a teniente coronel fue segundo jefe del Regimiento de Cazadores de Alcántara número 10, cuyos escuadrones tenía desplegados frente a los moros cuando sobrevino el Desastre de Annual, hallando heroicamente la muerte en el sitio Monte Arruit.

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a su hermano, el general Miguel Primo de Rivera y Orbaneja, segundo marqués de Estella, séptimo de Sobremonte y Grande de España, que de capitán ganó en África la Laureada, que con su visión estratégica puso fin a las guerras de Marruecos y que al frente de su Directorio Militar modernizó España, en la etapa de mayor esplendor económico del reinado de Don Alfonso XIII.

Cuando hablan de Primo de Rivera ya no se refieren a su hijo, José Antonio Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, fundador de Falange Española, asesinado por el Frente Popular en la cárcel de Alicante en 1936. Ni se refieren a su hermana, Pilar Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, fundadora de la Sección Femenina de Falange. Ni a su hermano Fernando Primo de Rivera y Sáenz de Heredia, militar de Caballería y aviador, preso en la Cárcel Modelo de Madrid y asesinado en 1936. Ni se refieren al hijo del últimamente citado, Miguel Primo de Rivera y Urquijo, vulgo Miguelito Primo, III Duque de Primo de Rivera y V Marqués de Estella, que al servicio del Rey Don Juan Carlos jugó un importante papel en el desmontaje de las instituciones de la dictadura de Franco para que España alcanzara la democracia.

Ahora, cuando hablan de Primo de Rivera (y no culpen a la Memoria Histórica) se refieren todos exclusivamente a José Antonio Canales Rivera. Es el único y verdadero Primo de Rivera que existe hoy en España.

Porque es el Primo de Rivera...Ordóñez.

¡Anda que no le está sacando nada a ser el Primo de Rivera! Más que Don Miguel, José Antonio, Pilar y Miguelito juntos.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.