Internacional

Internacional / elecciones presidenciales en portugal

Cavaco y Sócrates se prometen cooperación bajo la sombra del adelanto electoral

Los socialistas se apresuraron a disociar la derrota en las presidenciales de cualquier crítica al Gobierno de Sócrates

Día 24/01/2011 - 01.37h
La delicada situación económica portuguesa apunta, según los analistas, a un posible adelanto de las elecciones legislativas para elegir nuevo Gobierno. Las reformas del primer ministro socialista, José Sócrtes, de momento permiten aguantar al Ejecutivo, pero no disipan el fantasma del colapso de la economía lusa y la eventual necesidad de un rescate financiero.
El conservador Aníbal Cavaco Silva, reelegido presidente este domingo, había mantenido un mensaje comedido desde que entró en la presidencia en 2006. Las relaciones con el gobierno socialista empezaron a deteriorarse en los últimos dos años, por divergencias sobre cómo afrontar la grave crisis económica.
Durante la campaña electoral presidencial, el enfrentamiento se intensificó. Cavaco se remangó y bajó a la arena política, para expresar sin tapujos su punto de vista sobre la crisis portuguesa. Su victoria, previsible, hacía temer una posible disputa más cruda con el Gobierno. Un auténtico problema de cohabitación. Incluso de presión por parte del presidente para servir de cuña a los conservadores para el adelanto de las legislativas. Sin embargo, tanto Sócrates como Cavaco se han encargado de disipar cualquier atisbo de problema institucional tras las elecciones presidenciales de este domingo.
Cooperación mutua
Cavaco, tras su victoria, anunció que "cooperará" con las demás instituciones, en alusión al Gobierno socialista. Aunque no rebajó por completo el tono del mensaje de campaña. El presidente electo declaró también que sus "prioridades inmediatas" serán el desempleo, la "contención del endeudamiento externo" y el refuerzo de la competitividad de la economía lusa.
El primer ministro de Portugal, el socialista José Sócrates, antes de la intervención de Cavaco, prometió una "leal cooperación" con el el conservador. Y resaltó la importancia de que ambos poderes "se empeñen" en la solución de los problemas del país.
Sócrates marcó distancia ante una posible interpretación de los comicios como un varapalo a su gestión. El primer ministros aclaró las diferencias existentes entre las elecciones legislativas (que ganó en septiembre del 2009) y las presidenciales. Rechazó su comparación porque las presidenciales son candidaturas individuales con apoyos partidarios posteriores.
El candidato socialista a las elecciones presidenciales, Manuel Alegre, reconoció su derrota. Y, como Sócrates, también disoció su fracaso en las elecciones con una crítica al gobierno socialista. "Quien perdió este combate fui yo, no el partido".
Sin anticipo electoral
El líder de los conservadores portugueses, Pedro Passos Coelho, negó que quiera derribar al Gobierno socialista. El Partido Social Demócrata (PSD) ha tenido ya "muchas oportunidades" de abrir una crisis pero no lo ha hecho. Passos Coelho rechazó que haya una "apuesta" de su partido para convocar elecciones legislativas anticipadas y subrayó que la victoria de Cavaco se ha producido en unos comicios presidenciales y "no era ni al partido de Gobierno ni a los de oposición a quienes se juzgaba en las urnas".
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.