Cataluña

Cataluña

La «bessonada» de Ventura Pons

El director de cine adapta a la gran pantalla «Mil cretins» de Quim Monzó y escribe un libro de memorias

Día 28/01/2011
Película y libro presentados al unísono. Quim Monzó y Ventura Pons, de nuevo en platea. «Tengo la impresión de haber tenido “bessonada”» bromea el director.
El verano de 2010 ultimaba su adaptación de «Mil cretins» y estaba enfadado con el mundo. «Normalmente en esa época escribo guiones, pero preferí recapitular recuerdos familiares para que los conocieran mis sobrinos. El resultado fue «Els meus (i els altres)» (Proa), recorrido autobiográfico jalonado por las personas que marcaron la trayectoria vital y profesional de director de cine. Un índice onomástico con Joan Oliver, Néstor Almendros, Lindsay Anderson, Rosa Maria Sardà, José María Pou, Mary Santpere, José Monleón, Ocaña, Gato Pérez, Maria Aurèlia Capmany, David Leavitt y, como no, Quim Monzó con quien Pons compartió lides teatrales en los años ochenta.
Fue en esa época, hacia 1984, cuando la compañía Zitzania llevó al teatro el «Uf, va dir ell» de Monzó como «Uf, va dir ella». La cosa no debió agradar al autor, poco proclive a las artes de Talía: «Era el síndrome Calixto Bieito: hacer un Shakespeare con gente con traje y corbata y muchos contenedores. Ya hace muchos años que no voy al teatro. Como diría un ex fumador “em vaig quitar», ironiza Monzó.
«La Historia está llena de cretinos. ¡Ahora somos mayoría!». El grito de guerra de «Mil cretins» motivó la segunda adaptación de quince cuentos monzonianos, después del éxito de «El perquè de tot plegat» hace, ya, dieciséis años. En esta incursión, Pons ha querido hacer una película diferente con una primera parte «actual» y una segunda sección «histórica», subvertida desde el humor corrosivo: «La bella durmiente», la rana y el príncipe, la anunciación a María o las hazañas de Guillermo Tell o Robin Hood vueltas del revés.
Cine mudo Al comienzo realista siguen secuencias de cine mudo, con escenografías del siglo XIX coloreadas digitalmente. Quim Monzó subraya la diferencia entre el lenguaje literario y el cinematográfico: «Cuando autorizas a un director para que adapte tu obra sólo puedes aceptar o indignarte, porque siempre verás esa adaptación como algo extraño. Cuando leí el guión de Ventura introduje tan sólo unos mínimos cambios verbales». Después de veintidós películas y seiscientos festivales, Pons considera cada adaptación diferente, en función del texto que aborde.
Cuando leyó por primera vez «Mil cretins», el director quedó afectado por los relatos ambientados en geriátricos y la visión de la decrepitud. «El final no es lo peor sino el camino hacia ese final», acota Monzó. De las alegrías de los ochenta, añade Pons, «pasábamos a la tragedia de una población envejecida, aunque en la segunda lectura apliqué el humor». El acabamiento de los padres, el suicidio, el autor novel que «mata» al autor consagrado, la mujer mantis que consume a sus amantes o la que desmonta todo su piso hasta sacarse la piel a tiras (magistral Julieta Serrano) son algunas ideas-fuerza de «Mil cretins».
Pons ha querido llevar a la pantalla esos cuentos sin repetir el estilo de la anterior película: «La estupidez contemporánea, la estupidez histórica y el reencuentro del autor (Jordi Bosch puede ser Quim pero también Ventura) con unos personajes que le interpelan». Personajes interpretados por Joan Crosas, Francesc Orella, Joel Joan, Clara Segura, Toni Albà, Jordi Bosch, Mar Ulldemolins, Joan Borras y Carme Molina.
Con “Mil cretins”, Pons celebra 25 años de su productora. En los ochenta, recuerda, el estreno de «El vicari d’Olot» convocaba un millón de espectadores… Luego la gente desertó y yo me quedé solo tirando del carro del cine catalán...».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.