Internacional

Internacional

El clan Alí y su odiada esposa

El odio que provocaba la familia de su mujer fue uno de los factores que aceleraron la caída del ex presidente

Día 15/01/2011 - 05.55h
«El no es mala persona, pero la familia de su mujer roba a manos llenas». Jalid, oficinista, 32 años, expresa un sentimiento común entre el pueblo llano tunecino. Zine Ben Alí llevaba 23 años de poder ininterrumpido en la antigua «Suiza del Magreb». El derrocado Ben Alí ya no podrá buscar en su entorno familiar un heredero político, como suele ser habitual entre déspotas. Los rumores apuntaban hasta hace poco a su yerno, Shaker Materi, refugiado en Dubai. Tras las protestas populares de estas semanas, y su huida del país rumbo al Golfo Pérsico, Materi se convierte en un paria.
También su esposa —del segundo matrimonio de Ben Alí— Leila, de 53 años, y toda su parentela. El clan «Trabelsi», como se les denomina en Túnez, era un apellido hasta ayer tabú en las calles del país, pero también maldito. La piedad que los tunecinos emplean al hablar de Zine Ben Alí desaparece al mencionar a Leila. Parece a todas luces la Cruela del Vil de está película con desenlace aún incierto.
Muchas historias de abuso de las arcas públicas, y uso de aviones presidenciales para hacer compras de lujo, se atribuyen a la primera dama tunecina. La más documentada parece ser, sin embargo, la relatada por el embajador de Estados Unidos en Túnez a finales de la década pasada, Robert Godec.
En una nota de 2007, el diplomático norteamericano cuenta la intrahistoria de la caída en desgracia de la mujer de Yaser Arafat, Suha. La viuda del líder palestino mantuvo una relación de estrecha amistad con Leila, que les llevó a hacer negocios. El proyecto de colegio de elite en Túnez, subvencionado por el gobierno y a costa del cierre de otro privado, llevó a un primer choque entre ambas. Pero fue el propósito de Leila de casar a una sobrina de 18 años con el emir de Dubai lo que disparó la hostilidad. Suha advirtió a Rania de Jordania —hermana de una de las esposas del emir—, y precipitó su propia desgracia. La ex primera dama palestina fue expulsada de Túnez y sus propiedades confiscadas.
Si la familia y los próximos del presidentes están descartados, la salida precipitada de Ben Alí del país abre una perspectiva inquietante al país hasta hoy más estable del mundo árabe. Los dirigentes más populares, como Meki o Marzouki, están en el exilio en Francia y Canadá. De los líderes opositores internos el más atractivo para los diplomáticos extranjeros es Najib Chebbi, dirigente de un pequeño partido tolerado por la dictadura. Los islamistas, perseguidos durante dos décadas, y con sus líderes en el exilio o en la cárcel, se mantienen, hoy por hoy, con el rango de observadores.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.