Cultura

Cultura / MÚSICA

Evgeny Kissin, el predestinado

Con un pasado de niño prodigio y una intachable reputación de virtuoso, el pianista Evgeny Kissin llega a Madrid para ofrecer un recital dedicado a Liszt

Día 07/01/2011 - 16.16h
El 11 de abril de 1994 Evgeny Kissin toca en el Teatro Comunal de Bolonia. Programa exigente, de los que no admiten flaquezas, con músicas de Schubert, Chopin, Schumann y Liszt. Pero lo más sabroso aún está por llegar. Empujado por un público entusiasta, Kissin ofrece un bis, luego otro, y otro, y otro más, hasta alcanzar la cifra de trece. Un récord. A la una de la madrugada, después de noventa minutos más de concierto, cuentan las crónicas que «fue necesaria la intervención cortés pero firme de la policía para desalojar de la sala a los oyentes que manifiestamente querían seguir escuchando al joven pianista ruso hasta la mañana siguiente». Un relato que parece de otros tiempos, los de Horowitz o incluso Liszt. Kissin es, en ciertos aspectos, un músico de otra época, el testimonio vivo de una tradición pretérita y prestigiosa, la de la escuela pianística rusa, que habla de intérpretes generosos y graníticos, cuyo poderío digital raya en lo sobrehumano.
Lo de Bolonia no fue un caso aislado. En la misma ciudad, el 21 de mayo de 1996, Kissin superaba su anterior plusmarca y llegaba a los quince bises. Doce había concedido en Milán. Por supuesto, el pianista reservaba semejantes proezas físicas para ocasiones puntuales y cuando se sentía especialmente inspirado. Pero siempre indiscutibles eran su generosidad y entrega, así como su capacidad para subyugar al público (al margen de que su gestualidad sobre el escenario no sea del agrado de todos), santo y seña de una filosofía según la cual el intérprete ha de ganarse los galones en el campo, incluso a riesgo de bordear lo circense.
Hablamos de Kissin como de un veterano, y no ha cumplido aún los cuarenta. Pocas carreras han arrancado de una manera tan temprana y fulgurante. Nacido en 1971, con tan solo dos años, Kissin era capaz de reproducir de oídas unas melodías al piano. A los seis, ingresa en la Academia Rusa de Música Gnessin, para niños prodigio, y ahí despunta por encima de todos sus compañeros. A los doce años toca en público los conciertos para piano de Chopin. Ya adolescente, solventa con pasmosa facilidad las más difíciles piezas del repertorio. El despegue internacional de su carrera llega en 1988, cuando Karajan le llama para tocar bajo su batuta el Concierto para piano nº 1 de Chaikovsky.
Reflejos y garra
Kissin ofrece una versión actualizada (aunque no tanto) del prototipo de pianista ruso: portentoso virtuosismo, capacidad para dominar con prodigiosa soltura los más arduos escollos técnicos, reflejos y garra muscular sobre el teclado, repertorio básicamente centrado en el romanticismo (Schubert, Chopin, Schumann, Liszt, Brahms) y en los autores rusos (Chaikovsky, Rachmaninov, Scriabin, Shostakovich, Prokofiev). El paso del tiempo no le ha quitado su cara de niño, pero sí ha depurado algunos aspectos de su estilo musical. Por ejemplo, ha templado la contundencia a veces excesiva de sus sonoridades y ha enriquecido su paleta tímbrica. También su visión de la partitura ha ganado en profundidad sin por ello renunciar a sus espectaculares dotes virtuosísticas.
Si algunos todavía ponen en duda que Kissin pertenezca al olimpo de los grandes pianistas actuales es porque en él sigue hablando la insultante facilidad del predestinado. Aunque nos ha visitado con cierta regularidad, el pianista ruso no es de los que más se prodigan en los escenarios españoles. Su actuación del próximo jueves en el Auditorio Nacional con un recital consagrado a Liszt será una buena ocasión para medir su ulterior progresión.

Evgeny Kissin F. Liszt: «Ricordanza», «Sonata en si menor», «Funérailles», «La Vallée d'Obermann»... Día 13 de enero. Auditorio Nacional. Madrid

  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
A. MUÑIZ Una retrospectiva de la aviación a través de fotos, dibujos e ilustraciones, desde los pioneros al turismo de masas
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.