Editoriales

Editoriales

Triunfalismo ofensivo

El Gobierno de Rodríguez Zapatero se apunta a los espejismos propagandísticos para difuminar la realidad de un paro histórico

Día 05/01/2011
EL Gobierno recibió ayer con alborozo forzado el dato de que el paro había bajado en diciembre en 10.000 personas. En cascada, tanto el presidente del Gobierno como el Ministerio de Trabajo anunciaron el fin de la crisis del mercado laboral, demostrando que cuando Rodríguez Zapatero despidió 2010 proclamando el tránsito desde la recesión a la recuperación no hacía otra cosa que poner en marcha la maquinaria de propaganda que va a bombardear a los ciudadanos hasta las elecciones de mayo. El informe del INEM ofrece, sin duda, un dato menos negativo que los de meses anteriores. Es más, se trata de un dato hasta cierto punto sorprendente porque se produce con un crecimiento prácticamente nulo de la economía, cuando en años anteriores a la crisis, creciendo con tasas positivas , los meses de diciembre generaban paro. Es probable que el Gobierno tenga la explicación a esta curiosa variable estadística. Y hasta aquí las buenas noticias que puede dar Rodríguez Zapatero, porque 2010 es el año que termina con mayor número de desempleados registrados a 31 de diciembre en el INEM, que son más de cuatro millones y medio si se suman todos los grupos de demandantes de empleo no ocupados. Utilizando los criterios del Gobierno, el paro se ha incrementado en 2010 en 176.470 personas. El desempleo crece a menor ritmo que en 2009 y 2008, pero porque cada año hay menos trabajadores que puedan perder su empleo. Además, la Seguridad Social perdió en diciembre más de 27.000 afiliados y más de 200.000 en todo 2010. Nuevamente se consuela el Gobierno con el pobre argumento de que más se perdió en 2009 y 2008. También es cierto, pero a estas alturas esta actitud demuestra la resignación, la impotencia y la incapacidad del Gobierno para generar una inflexión definitiva en la evolución del paro y de la pérdida de afiliados a la Seguridad Social.
Que Zapatero afirme que ahora hay más personas trabajando que en 2004 es una falta de respeto a la opinión pública, porque oculta que esa cifra va muy por detrás de los incrementos de población, en general, y de población activa, en particular; y que marzo de 2004 terminó con 1.743.706 parados, frente a los más de cuatro millones que se apuntan en su balance a día de hoy. El Gobierno se apunta de nuevo a los espejismos propagandísticos para difuminar la realidad de un paro registrado histórico y de una constante caída en la afiliación a la Seguridad Social.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.