Cataluña

Cataluña / EL MENTIDERO

La soledad de la alfombra roja

«No sabes dónde te metes», le dijo Montserrat Tura a la flamante consejera de Gobernación, Joana Ortega

Día 02/01/2011 - 16.51h
LA socialista Montserrat Tura llegó tarde a la toma de posesión de Artur Mas como nuevo presidente de la Generalitat. Tanto que recorrió sola la alfombra roja del Salón Sant Jordi del Palau de la Generalitat. Cuando una mujer acude sin acompañante a determinados actos públicos, los rumores se disparan. Recuerden si no aquella imagen de Carolina de Mónaco desfilando sin su ya ex marido, Ernesto de Hannover, en la boda de los Príncipes de Asturias. Aceptemos que ambas situaciones son muy diferentes y que la izquierda no suele llevar a sus consortes a eventos institucionales, pero la aparición de la secretaria segunda de la Mesa del Parlament me recordó bastante a aquellos sueños en los que te encuentras desnuda en medio de la multitud.
Varios canapés y copas de cava después, uno de los invitados me explicó que Tura acostumbra a ser la última en hacer acto de presencia en todo tipo de ágapes y no para llamar la atención, que podría ser otra de las explicaciones, sino porque así se ahorra tener que saludar o formar parte de esos corrillos que no gustan a nadie, pero que uno se ve obligado a cumplimentar en aras a esa inversión de futuro que suponen las relaciones públicas.
Si cabía alguna duda, los gestos lo confirman: la ex consejera de Justicia arrastra un monumental cabreo desde que su partido la retiró de la política activa, léase, de a pie de calle. Sus malas relaciones con la hoy presidenta del Parlament y predecesora en ese cargo, Núria de Gispert, son la excepción, pues Tura ha dejado un buen sabor de boca allí donde ha ejercido de gestora. Un magistrado de la Audiencia de Barcelona valora positivamente su trayectoria, aunque me explica que su gran asignatura pendiente ha sido la reforma de la oficina judicial, algo que en realidad depende más del Gobierno español y que ahora deberá afrontar la nueva consejera, Pilar Fernández Bozal. Asimismo, los Mossos d'Esquadra tienen un excelente recuerdo de su paso por Interior. No en vano, les subió el sueldo. Pero estos elogios no parecen animar a la jefa-Tura (así la llamaban los agentes de la policía autonómica), cuyo enfado es comparable al del nuevo consejero de Cultura, Ferran Mascarell, quien ha abandonado el PSC para incorporarse al equipo de Mas. Ambos fueron apartados de sus cargos en el Gobierno del tripartito en aras a los equilibrios entre los socios. Y eso duele.
«No sabes donde te metes», le dijo Tura a la vicepresidenta Joana Ortega en uno de esos breves encuentros que la socialista tuvo en el citado acto de toma de posesión. La frase destilaba algo de envidia debido a esa concentración de poder que acumula la socialcristiana y que para sí hubiera querido la ex consejera. Ortega tiene muy claro —bromea— que a ella no la pillarán en Perpiñán negociando con ETA, como ocurrió con su predecesor, Josep Lluís Carod-Rovira. Por cierto: ¿volverá a hacer nudismo el ex dirigente republicano en las playas de Tarragona ahora que no tiene responsabilidades gubernamentales?
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.