Cataluña

Cataluña / LOS PASOS PERDIDOS

Lo que une a Carod y Castells

Día 17/12/2010 - 09.43h
Las victorias tienen muchos padres pero las derrotas son huérfanas. El célebre adagio popularizado por John F. Kennedy le viene al pelo estos días a la izquierda catalana. Tras tocar el cielo, especialmente en el caso de los socialistas, omnipresentes en la política española y catalana, el 28-N cayeron al infierno. Y batacazos como ese no se solventan con una renuncia al escaño y la promesa de futuros congresos pasadas las municipales, el verano y las fiestas de guardar. Los sables están en alto y dos de los primeros en empuñarlos han sido el vicepresidente en funciones, Josep Lluís Carod-Rovira, y el consejero de Economía, Antoni Castells. Por debajo de José Montilla, los dos hombres con —por lo menos formalmente— más poder en el Govern, con permiso de Joan Saura.
Tanto Castells como Carod se sienten represaliados por las direcciones de sus partidos, y ambos se han lanzado con saña sobre el cadáver político en el que parecen convertidas ahora las direcciones del PSC y Esquerra. Entonan con alegría el «yo ya lo dije» y reparten culpas sin complejos entre propios y extraños para explicar por qué uno y otro partido ha visto reducida a la mitad, o casi, su representación parlamentaria. Pero ambos olvidan, muy oportunamente, que los dos han sido miembros más que destacados del tripartito rechazado con contundencia por las urnas. Los dos han formado parte del «artefacto inestable».
Hay dos partidos que han hecho una pésima campaña, PSC y ERC, renegando de la obra de gobierno del tripartito antes de que acabara su mandato, argumenta estos días Carod-Rovira. Antoni Castells echa la mirada atrás y señala la falta de independencia del PSC en el Congreso como explicación de todos los males del socialismo catalán. Pero uno y otro prefieren hacer públicas sus quejas en los medios, tras meses callando en los respectivos órganos de dirección de sus partidos. Ni Castells acudió a la sede del PSC en la calle Nicaragua, ni a Carod se le vio por el hotel en el que Esquerra concentró a sus afines en la derrota la noche del 28-N. «Por primera vez en años, he visto una noche electoral desde casa y se está muy bien», argumenta con sorna Carod estos días.
El pasado fin de semana, Castells enmudeció ante el Consell Nacional del PSC, en el que sólo Montserrat Tura planteó abiertamente lo que defiende fuera de los órganos del partido, y Carod ya ha dicho que no piensa acudir mañana al de Esquerra. Son estilos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.