Cataluña

Cataluña

NI CON EL PSC, NI SIN ÉL

Día 15/12/2010
DESPUÉS de la debacle del PSC en las urnas, con Montilla al frente, los socialistas catalanes tendrán un congreso en otoño donde deberán decidir qué quieren ser de mayores. Los militantes y dirigentes del PSC deben escoger si quieren ser definitivamente un partido nacionalista más, como en los últimos siete años, que defiende la construcción de la nación catalana, el victimismo y enfrentamiento con el conjunto de España y la imposición cultural y lingüística con prohibiciones y sanciones; o si quiere ser un partido socialdemócrata, constitucionalista, que defiende las libertades individuales, una Catalunya abierta, bilingüe y un Estado autonómico unido.
El PSC, que en 2003 con Maragall obtuvo más de un millón de votos, ha perdido en siete años la mitad de su electorado, quedándose Montilla con poco más de 500.000 votantes. Eso significa que, al margen del electorado que les ha abandonado por los recortes sociales de Zapatero, también hay un sentimiento de traición en parte de los votantes socialistas, al ver que Montilla era más nacionalistas en sus políticas que Pujol o Carod-Rovira.
Para que en un futuro podamos tener en Catalunya un gobierno no nacionalista de todos los catalanes es esencial que el PSC abandone la senda del nacionalismo de esta última década. Solamente será posible en 2014 la suma de una mayoría parlamentaria no nacionalista si cambian de rumbo. Porque los que podemos sumar y propiciar esa suma no estamos dispuestos a gobernar con partidos que dinamiten la convivencia entre los españoles o recorten nuestras libertades.
Y a pesar de que en C's hemos crecido un 20 por ciento en estas elecciones, y lo seguiremos haciendo en las siguientes, y a pesar de que el PP —que posiblemente ha alcanzado desde la oposición su techo electoral gracias a una crisis económica histórica y gracias al PSOE-PSC—ha conseguido crecer en más de 50.000 votos, son cifras insuficientes para ser alternativa en Cataluña.
Si queremos vencer al nacionalismo en las urnas, necesitaremos un PSC que defienda lo que piensan y sienten la mayoría de sus votantes; un PP que se olvide de ser comparsa de CiU y juegue claramente a construir y apoyar un gobierno constitucionalista en Cataluña —como ya hiciera Basagoiti en el País Vasco— y a un Ciutadans más fuerte, que siga creciendo y tirando del carro como garantía de que esa mayoría parlamentaria sume llegado el caso, dejando partidismos y estrategias pactistas con el nacionalismo de lado. Sólo desde la libertad y la igualdad, desde el respeto y la defensa de la Constitución y la convivencia podremos tener una Catalunya próspera, abierta y en la que todos sus ciudadanos sean de primera. Mientras, trabajaremos estos cuatro años para hacer nuestros deberes: seguir creciendo y liderando la Catalunya constitucional y las libertades ciudadanas frente a cuatro años de más de lo mismo. Firmeza, inteligencia y resistencia, algún día caerá el muro nacionalista.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.