Cataluña

Cataluña

Carod señala la dimisión de Puigcercós y Ridao como la única «salida digna» de ERC

El vicepresidente catalán propone una plataforma de izquierda catalanista para las generales

Día 11/12/2010
IVA ANGUERA DE SOJO
La venganza es un plato que debe servirse frío, dice el refranero popular, pero a Josep Lluís Carod-Rovira se le ha acabado pronto la paciencia. Tras diez días de escrupuloso silencio por respeto al «luto» de una Esquerra Republicana que se ha quedado con menos de la mitad de los diputados en el Parlament y ha pasado de tercera a quinta fuerza parlamentaria catalana, el ex líder del independentismo catalán y vicepresidente en funciones de la Generalitat rompió ayer su clamoroso silencio para arremeter con todos los argumentos que otorgan los 540.000 votos perdidos en las dos últimas contiendas electorales contra quien le echó del trono republicano.
Lo hizo con sonoras razones —la derrota sin paliativos sufrida el 28-N— y con medias verdades, como la de que llevaba un año sin hablar con Puigcercós, silencio roto, al menos, cuando el segundo le confirmó que no formaría parte de las listas. Sin olvidar clamorosos olvidos sobre su propia responsabilidad en la derrota republicana como vicepresidente de la Generalitat. «Sinceramente, no me siento corresponsable de estos resultados» argumentó, «puedo ser responsable de lo que ha pasado en el Govern, pero sigo pensando que era lo que hacía falta en 2006» .
En declaraciones a RAC 1 —en los últimos días se había especulado mucho sobre dónde y cómo rompería Carod su silencio, en una intervención anunciada por el propio vicepresident antes de las elecciones— Carod-Rovira se acogió al ejemplo del presidente catalán, José Montilla, que anunció su dimisión como líder del PSC la misma noche electoral, para reclamar un gesto similar a Puigcercós. La actual dirección de Esquerra «solo tiene una salida digna», la de Montilla.
Condicionados por Laporta
El vicepresidente catalán acuso a los responsables de su partido de haber hecho una campaña «pésima» y lamentó que la formación independentista haya renunciado a luchar por ampliar un espacio entre CiU y el PSC para pasar a competir con formaciones extraparlamentarias, en referencia a los independentistas de Joan Laporta o el Reagrupament liderado por Joan Carretero. «ERC no ha querido jugar en primera división, se sentía condicionada por sus juventudes, por Laporta y por Reagrupament. Esto es dcir a la sociedad que tienes vocación de minoría y no quieres gobernar».
En este contexto, lamentó que Esquerra se haya centrado en «la conspiración interna» en los últimos años y aseguró sentirse muy alejado del fondo y de las formas de la actual dirección, además de reconocer que no habla con el presidente del partido, Joan Puigcercós, desde hace más de un año. Sin embargo, Carod aseguró que no abandona la militancia del partido porque aspira a que los republicanos construyan una izquierda nacional potente, aunque descartó volVer a presidirlo. «Si ERC va en la línea que debe ir, que es dejarse de juegos infantiles, de dedicar todas sus energías a la conspiración interna como hace años que pasa, confundir el liderazgo orgánico con el ideológico y político de la sociedad y construir una izquierda nacional potente, militaré en ella sin problemas».
En este contexto, anunció su intención de crear una plataforma catalanista y de izquierdas que concurra unida a las generales, para que la izquierda catalana tenga «una sóla voz» en Congreso, como ERC, PSC e ICV han ensayado durante las dos últimas legislaturas en el Senado. Y cuestionó el futuro de Esquerra hasta el punto de afirmar que no sabe «si ERC concurrirá a las próximas autonómicas estrictamente bajo estas mismas siglas», sin concretar no obstante más detalles.
Lo que sí tiene claro el vicepresidente catalán es que participará en la campaña de las próximas elecciones municipales porque varios alcaldes de su formación se lo pidieron ya que, afirmó con sorna, «ellos no piensan que les quite votos, sino lo contrario».
Solución quirúrgica
Por su parte, el secretario general de ERC, Joan Ridao, reconoció ayer que tras los «pésimos» resultados lo que se impone ahora es operar «de forma quirúrgica e inmediata» cambios en la dirección. Tras las municipales de mayo del año que viene, Esquerra deberá celebrar un congreso anticipado para poner sobre la mesa una nueva estrategia que le permita recuperar el espacio electoral perdido, y eso supondrá «hablar de todo», incluso del liderazgo de ERC, que ostenta Joan Puigcercós, argumentó el número dos del partido.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.