Toledo

Toledo

Jesús Cobo y Alejandra, la amante de Bécquer

Alejandra (y otros temas becquerianos) es un libro fascinante. Cobo nos ofrece un documentado ensayo sobre la figura del poeta sevillano, su relación con Toledo y sus obras toledanas, que va más allá de los contenidos estrictamente divulgativos

Día 24/11/2010 - 18.10h
Alejado de cualquier ruido social, acurrucado en una discreción extrema y arropado por una soledad voluntaria y placentera, el escritor Jesús Cobo (Toledo, 1946) acaba de entregarnos el último de sus deliciosos trabajos: Alejandra (y otros temas becquerianos), editado por Almud en su biblioteca «Añil Literaria». Esta obra es la segunda perla que nos regala en este año 2010, tras su poemario Esa Loca..., que hace unos meses vio la luz gracias en Botellaalmar, editorial dirigida por Mario Paoletti.
Jesús Cobo sostiene que la joven que aparece en el dibujo «Pozo Árabe de Toledo» realizado por Valeriano Bécquer para ilustrar un texto de idéntico título de Gustavo Adolfo, publicado en La Ilustración de Madrid en febrero de 1870, bien pudiera ser la amante de su hermano
Jesús Cobo es un personaje poliédrico, que se ha adentrado en campos tan dispares como la gastronomía, el arte, la investigación histórica, el ensayo biográfico, la poesía, la narrativa, las matemáticas,... En todas estas facetas, como los más exclusivos diamantes, desprende destellos muy brillantes. Poseedor de una prosa limpia y precisa, en sus textos todo está equilibrado, no sobra ni falta una palabra. Las lecturas de sus libros son un impagable placer, pues no en vano escribe como los propios ángeles. Si ello se adereza con una erudición apabullante y una serena sabiduría, el resultado es tremendamente enriquecedor.
Alejandra (y otros temas becquerianos) es un libro fascinante. Cobo nos ofrece un documentado ensayo sobre la figura de Gustavo Adolfo Bécquer, su relación con Toledo y sus obras toledanas, que va más allá de los contenidos estrictamente divulgativos. Se atreve a plantear hipótesis, a rebatir argumentos mantenidos durante años por otros analistas de la obra del poeta sevillano y nos ofrece un sugerente estrambote (uso el término como conjunto final de versos que rematan un soneto y no como sugerencia de extravagancia) sobre la personalidad de Alejandra, la amante toledana de Bécquer.
Partiendo de las difusas referencias que sobre la relación entre Bécquer y esta joven habían quedando apuntadas en estudios anteriores y testimonios personales de la época, Jesús Cobo ha rastreado los archivos toledanos hasta dar con el rastro de esta toledana, quien se convirtió en el último de los amores del poeta, pasión que tuvo por escenario la famosa casa del laurel de la calle de San Ildefonso, donde moró Gustavo Adolfo en su periodo toledano. El autor sostiene la hipótesis de que ella pudo ser una de las criadas que cuidaban a los niños de la familia Domínguez Bécquer en aquel transitorio hogar.
Gracias a este ensayo, Alejandra deja de ser una sombra en el universo becqueriano para tener apellidos (González Esteban), fecha y lugar de nacimiento (26 de febrero de 1854 en Toledo), familia (su padre era demandadero del Convento de San Clemente) e incluso rostro..., pues sostiene Cobo que la joven que aparece en el dibujo «Pozo Árabe de Toledo» realizado por Valeriano Bécquer para ilustrar un texto de idéntico título de Gustavo Adolfo, publicado en La Ilustración de Madrid en febrero de 1870, bien pudiera ser la amante de su hermano.
Desvelado el misterio, los seguidores de la literatura de Bécquer y de la historia de Toledo tienen en este nuevo libro de Jesús Cobo una cita imprescindible. Su lectura, enriquecedora, agradable y sorprendente, nos invita a disfrutar de un escritor que como los buenos vinos, de los que él también tanto sabe, es profundo, delicioso y embriagador, como bien ha demostrado en anteriores obras de poemas -Río de ceniza, Autorretrato sentado y Escarnio de la caballería-, de relatos –Baja turbio el vino y Veinte cuentos a deshora-, en su ensayo Luz Abierta sobre el arte de Paco Rojas o en las aproximaciones biográficas a personajes como Zoel García de Galdeano y Yaguas, Eloy Luis André o Ventura Reyes Prósper.
Como muestra un botón:
Amanecer de Invierno
En el tejado,
ni un gato ni una sombra. En la ventana,
solo luz. Y silencio.
Arde mi corazón con la alegría
de las grandes victorias.
Estoy cosido del revés, estoy clavado
en la ausencia.
Arde mi corazón: espero
que la luz de mi dicha no me abrase.
Del libro Esa Loca... (2010)
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Últimos vídeos

Abogados dicen que al maquinista le podrían caer 7...

Lo último...

Hemeroteca

La portada de...

Un día en tu vida:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.