Columnas

Opinión

Columnas / ENTREVISTA

«Las oposiciones son un sano sistema de igualación social»

José María García Urbano ha ejercido nueve años como abogado del Estado, cuatro como registrador, y desde hace trece como notario

Día 17/11/2010
abc
Tres en uno: notario, registrador y abogado del Estado. No habrá muchos...
-En este momento somos ocho en toda España.
-Y ahora, candidato municipal del PP en Estepona. ¿Es usted la prueba del nueve de que en la política también hay espacio para quienes sí tienen oficio y beneficio?
-No lo hago para demostrar nada ni para intentar ser ejemplo. Lo hago por puro patriotismo y por responsabilidad. Puede sonar grandilocuente, pero es así. Hay mucha desesperanza y la situación es crítica. En Estepona y en España.
-Si sale alcalde, parece obvio que perderá dinero.
-Por bueno que sea el sueldo al frente de un ayuntamiento, y a pesar de los malos tiempos, en la notaría la retribución sería siempre muy superior.
-¿Aún ve las oposiciones como el mecanismo óptimo de acceso a la función pública?
-Desde luego. Han sido y siguen siendo mecanismo de igualación social. Permiten que cualquiera que se lo proponga con unas condiciones intelectuales normales pueda superarlas. Las oposiciones nacionales, por suerte, no están en nada mediatizadas por el poder político, y ni siquiera por el, entre comillas, poder corporativo.
-Ahí no valen padrinos, ni pesebres ni enchufes.
-Claro. Mi padre no tuvo ni papel político alguno ni papel corporativo. Ni siquiera pudo terminar el bachillerato. Pero así rodaron las cosas. Para mí fue importante tener amor propio en la adolescencia. Después, cuando terminas la carrera, ves que puedes, te marcas un objetivo, los pasitos se van dando y al final todo acaba llegando.
-Valiosa reivindicación del esfuerzo, concepto en horas bajas.
-Creo en el esfuerzo y lo elevo a la máxima categoría. Yo tengo cuatro hijos y soy muy pesado a este respecto. El resultado no importa tanto, pero el trabajo tiene que estar ahí siempre.
-Ahora se ha abierto el debate sobre si es conveniente que el empleo de funcionario sea vitalicio. Y sobre si se debería controlar su productividad.
-La estabilidad en la función pública no creo que sea contradictoria con que haya unas pruebas recurrentes de productividad y un control de efectividad. Me parecería muy bien que se hicieran. Lo que desde luego no debe vincularse es responsabilidad admnistrativa con periodo político. La función pública tiene que estar profesionalizada.
-Porque los paniaguados son legión.
-En el Ayuntamiento de Estepona la situación es esperpéntica: de 1.350 empleados públicos que hay ahora mismo, solo lo son con oposición aproximadamente doscientos. Y 1.150 son contratados, interinos o empleados de sociedades municipales.
-Un verdadero escándalo.
-Lo es. ¡Ay, las sociedades municipales, ese invento para salirse de la ley de Procedimiento Administrativo! Así se contrata a dedo y no por los sistemas de mérito y capacidad.
-Comparte la condición de registrador de la propiedad con Rajoy, su jefe político.
-Y estoy orgulloso de tener la misma profesión del próximo presidente del Gobierno. ¡Azaña también fue registrador de la propiedad y notario, porque hizo la misma oposición que yo!
-Se dice a veces que los notarios son esos señores que aparecen en momentos importantes de nuestra vida, están ahí un ratito y se llevan una pasta.
-¡Son tópicos! En las encuestas el notariado siempre está entre las instituciones del Estado más reconocidas. Los notarios estamos y nos sentimos muy cerca de la gente. Nos piden consejo sobre cómo refinanciar su hipoteca o cómo ordenar sus bienes cuando hacen testamento, o sobre lo que es más favorable fiscalmente dentro de la legalidad. El notario brinda seguridad jurídica preventiva. Por eso los sorteos de la tele la gente solo se los cree cuando los garantiza un notario. ¿O no?

Glorioso «triplete»

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.