Columnas

Opinión

Columnas

Un hombre justo y oportuno

Día 29/10/2010 - 21.18h
Marcelino Camacho se ha ido sin hacer ruido. Como se fue de Comisiones Obreras. Como salió de las cárceles del franquismo y cómo trabajó por la consolidación de la democracia y, aunque quizás ni él mismo fuera completamente consciente, por la construcción de una economía social de mercado. Era un hombre de diálogo, obsesionado por modernizar España y que a su manera contribuyó sinceramente a la reconversión industrial.
Su nombre figurará con toda justicia entre los artífices de la Transición y su foto en los Pactos de la Moncloa simboliza lo mejor del sindicalismo, una fuerza social comprometida con la modernización del país. Supo convertir un sindicato de clase, curtido en la dura oposición política al franquismo y educado en el marxismo revolucionario, en un amplio movimiento social, interclasista, representativo, negociador, responsable. No dudó en convocar una huelga general cuando lo estimó oportuno, pero supo siempre que su convocatoria era un fracaso y no podía traer nada bueno. Así eran los hombres que hicieron posible una España democrática y próspera. Esencialmente pactistas, pero no por una ganancia inmediata sino por una idea de España. Ya van quedando pocos. Cuánto les echamos de menos
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.