España

España

Detenido un interventor del Deutsche Bank en Madrid por «herencias nigerianas»

España

Detenido un interventor del Deutsche Bank en Madrid por «herencias nigerianas»

La Policía arresta a quince individuos que estafaban a individuos de media decena de países haciéndoles creer que se habían convertido en ricos herederos

Día 26/10/2010 - 19.48h

La Policía arresta a quince individuos que estafaban a individuos de media decena de países haciéndoles creer que se habían convertido en ricos herederos

Día 26/10/2010 - 19.48h
imagen anteriorimagen siguiente

Compartir

La Policía arresta a quince individuos que estafaban a individuos de media decena de países haciéndoles creer que se habían convertido en ricos herederos

Día 26/10/2010 - 19.48h

La Policía arresta a quince individuos que estafaban a individuos de media decena de países haciéndoles creer que se habían convertido en ricos herederos

Día 26/10/2010 - 19.48h
imagen anteriorimagen siguiente

La Policía ha detenido a una quincena de individuos, entre ellos al interventor de una sucursal del Deustsche Bank del Paseo de la Castellana en Madrid, por estafar a personas de varios continentes haciéndoles creer que habían heredado sumas enormes de dinero de supuestos parientes fallecidos a los que ni siquiera conocían. La estafa de las herencias, una variante de las llamadas «cartas nigerianas», es un método ya clásico en las estafas pero esta es la primera vez que se consigue llegar hasta el contacto de un banco que colabora con los delincuentes y también la primera en la que interviene la Fiscalía Anticorrupción, según ha podido saber ABC. Los arrestos, cinco españoles, nigerianos, británicos y alemanes, tuvieron lugar ayer en distintos puntos de España; además se produjeron 17 entradas y registros en distintos domicilios.

Un pariente desconocido y muerto

El procedimiento era de manual, de manual de engaño, por supuesto. Una serie de individuos, a las órdenes del nigeriano Prince Emeka Nuanbu, que ya había sido detenido en nuestro país por hechos similares enviaban centenares de cartas -por correo ordinario o por correo electrónico- a personas de distintos países (hay una treintena de perjudicados en Australia, Bélgica, Arabia Saudí, India, Emiratos Árabes o Méjico, entre otros lugares). En esas comunicaciones se les informaba de que habían sido agraciados con la herencia de un pariente desconocido muerto en algún país remoto en circunstancias poco claras y se les conminaba a viajar a Madrid para poder cobrar la millonaria herencia.

Una vez en España, el interventor del Banco se convertía en el anzuelo perfecto. Este les comunicaba que el dinero de «su herencia» estaba depositado en el Banco de España pero solo podrían cobrarlo a través de un banco comercial, en este caso el Deutsche Bank (ajeno a estas maniobras como institución). El interventor les informaba de que necesitaba una serie de documentos para cobrar esa herencia y les reclamaba distintas cantidades para encargarse de los trámites. Las cantidades oscilaban entre los diez mil y los 25.000 euros por víctima. A continuación para proporcionar un barniz de legalidad a la transacción entregaba a las víctimas una serie de documentos, en teoría de la Agencia Tributaria, para regularizar el dinero que iban a cobrar. Todo era falso, pero las víctimas ansiosas de efectivo picaban sin reparos.

«Estamos aquí para hacernos millonarios» -se ufanaba el interventor en las conversaciones telefónicas intervenidas-. Y a punto estaban de conseguirlo. De hecho, no hace mucho la Policía (los agentes de la UDEF que se encargan de estos casos) consiguieron una orden judicial para que se abortara el envío de 40.000 cartas al día. Solo el uno por ciento de los destinatarios de estos «mailing» masivos pica, pero los que lo hacen acaban desplumados.

La Policía ha detenido a una quincena de individuos, entre ellos al interventor de una sucursal del Deustsche Bank del Paseo de la Castellana en Madrid, por estafar a personas de varios continentes haciéndoles creer que habían heredado sumas enormes de dinero de supuestos parientes fallecidos a los que ni siquiera conocían. La estafa de las herencias, una variante de las llamadas «cartas nigerianas», es un método ya clásico en las estafas pero esta es la primera vez que se consigue llegar hasta el contacto de un banco que colabora con los delincuentes y también la primera en la que interviene la Fiscalía Anticorrupción, según ha podido saber ABC. Los arrestos, cinco españoles, nigerianos, británicos y alemanes, tuvieron lugar ayer en distintos puntos de España; además se produjeron 17 entradas y registros en distintos domicilios.

Un pariente desconocido y muerto

El procedimiento era de manual, de manual de engaño, por supuesto. Una serie de individuos, a las órdenes del nigeriano Prince Emeka Nuanbu, que ya había sido detenido en nuestro país por hechos similares enviaban centenares de cartas -por correo ordinario o por correo electrónico- a personas de distintos países (hay una treintena de perjudicados en Australia, Bélgica, Arabia Saudí, India, Emiratos Árabes o Méjico, entre otros lugares). En esas comunicaciones se les informaba de que habían sido agraciados con la herencia de un pariente desconocido muerto en algún país remoto en circunstancias poco claras y se les conminaba a viajar a Madrid para poder cobrar la millonaria herencia.

Una vez en España, el interventor del Banco se convertía en el anzuelo perfecto. Este les comunicaba que el dinero de «su herencia» estaba depositado en el Banco de España pero solo podrían cobrarlo a través de un banco comercial, en este caso el Deutsche Bank (ajeno a estas maniobras como institución). El interventor les informaba de que necesitaba una serie de documentos para cobrar esa herencia y les reclamaba distintas cantidades para encargarse de los trámites. Las cantidades oscilaban entre los diez mil y los 25.000 euros por víctima. A continuación para proporcionar un barniz de legalidad a la transacción entregaba a las víctimas una serie de documentos, en teoría de la Agencia Tributaria, para regularizar el dinero que iban a cobrar. Todo era falso, pero las víctimas ansiosas de efectivo picaban sin reparos.

«Estamos aquí para hacernos millonarios» -se ufanaba el interventor en las conversaciones telefónicas intervenidas-. Y a punto estaban de conseguirlo. De hecho, no hace mucho la Policía (los agentes de la UDEF que se encargan de estos casos) consiguieron una orden judicial para que se abortara el envío de 40.000 cartas al día. Solo el uno por ciento de los destinatarios de estos «mailing» masivos pica, pero los que lo hacen acaban desplumados.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es España en...

Blogs

La vida es circular, pero no eterna

Puentes de Palabras
José Manuel Otero Lastres

La sedición pierde aire

EL BLOG
Federico Ysart

Hollande, Valls y la cruda realidad

TOCA ESPAÑAR
Manuel Erice

Quedan 6 meses para el referéndum

el Blog de Edurne
Edurne Uriarte

por tierra, mar y aire
Esteban Villarejo

Los independentistas, pillados en otra mentira

EL ESCRITORIO
Mariano Calleja
El Foco de Ángel Expósito
Últimos vídeos

Abc_Opinion_24_02_2017_sociedad_EMontanes

Sigue ABC.es en...

ABC Marca España
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.