Córdoba

Local

Córdoba

La salida más larga del mundo

Los cambios en el tráfico por las obras en Cruz Conde obligan a los residentes del Centro y de la Judería a alargar ampliamente sus recorridos en coche para ir al Hospital o el sur de la ciudad

Día 24/10/2010
El Centro, cada vez más lejos; más apartado. Para muchos de los residentes en el entorno del eje Tendillas-Mezquita, vivir en esta zona de la ciudad tiene, desde los últimos cambios en la circulación debido al cierre de parte de la calle Cruz Conde para su semipeatonalización, menos privilegios. Entrar y salir de sus pisos y cocheras cuesta desde hace unos días más tiempo (y dinero en combustible). Como aseguran desde la asociación Puerta de Almodóvar, hay vecinos que «con el cambio tardan más de lo habitual en llegar o venir de su trabajo». A algunos también les cuesta la paciencia, que se acaba poco después de sentarse al volante. Jesús María, Ángel de Saavedra, Barroso, Buen Pastor o Valladares se cuentan entre las calles damnificadas. Tan es así, que para llegar a la cercana Victoria (al oeste), quienes allí tienen sus cocheras deben dirigirse a la plaza de Colón (al noreste).
La «interminable» ruta que deben seguir les lleva por Santa Victoria, Compañía y Duque de Hornachuelos a Las Tendillas, Diego León, Alfonso XIII y Torres Cabrera, que obliga a dar la vuelta a la plaza de Colón y subir al Vial Norte. Desde allí, a la estación de tren y República Argentina.
Eusebio Borrajo es uno de esos cordobeses con cochera en el entorno del conservatorio que ahora debe llegar a Colón para ir a cualquier otro lugar. Y no quiere imaginarse cuánto aumentará el tiempo al volante cuando el bolardo previsto en la plaza de Capuchinas comience a funcionar y deba llegar a Diputación por Carbonell y Morand y Cardenal Toledo. Este rodeo innecesario se le hace eterno en horas punta. «Todo el mundo sale por ahí y es un follón», comenta.
Su incomprensión es fácilmente comprensible por sus vecinos. «La gente está sorprendida por los cambios que se han hecho», indican desde la asociación Centro Histórico, porque, en su opinión, «hay salidas más directas que las que se han puesto», continúan. La más sencilla, retirar el bolardo fijo a la entrada de Jesús María para llegar a Cruz Conde como hacen desde la calle Sevilla, aunque también desde aquí se tarda más en llegar a La Victoria. Opiniones hay para todos los gustos, aunque todas en la misma línea: la de la rapidez.
Según Rafael León, residente de la Judería, la solución pasa por dejar el sentido que había en las calles Buen Pastor y Valladares, por donde salía hasta las modificaciones a la plaza de Ramón y Cajal, González López y Lope de Hoces hasta el Paseo de la Victoria. Desde hace unos días, su camino es mayor, pues las señales de prohibido le obligan a dirigirse a Conde y Luque, Blanco Belmonte y unirse al itinerario señalado que comienza en la calle Santa Victoria.
Esto significa que, para ir al Hospital, a Poniente o al cine en El Tablero debe pasar antes por Molinos Alta y el Vial Norte, con la consiguiente demora por el intenso tráfico que suele haber. El perjuicio es mayor, incide Rafael, si el vecino en cuestión no dispone de cochera y debe aparcar más allá de la Puerta de Almodóvar, previa descarga de mujer y niños o de la compra de la semana en la puerta de su casa en Buen Pastor o alguna calle cercana. La solución, por llamarlo de alguna forma, es entrar a la Judería por Concepción y Pérez de Castro para volver a subir por Blanco Belmonte hasta Santa Victoria camino de Colón. Desde allí habrá de llegar de nuevo a Renfe para dirigirse hasta el entorno de la La Trinidad o la Puerta del Almodóvar, a la espera de que pueda estacionar.
El peligro de las pilonas
No menos desesperante es la ruta de quienes viven entre el Bulevar del Gran Capitán y la calle Alfaros si quieren llegar al sur de la ciudad. Junto a la restricción en Cruz Conde se ha llevado a efecto la de San Fernando, el camino más corto al Campo de la Verdad o El Arenal, donde se llega desde Conde de Robledo, Góngora, Chirinos u Osario previo paso por Colón (plaza en la que desemboca casi todo el tráfico del Centro), Ollerías, Ronda del Marrubial, avenida de Barcelona, avenida de Libia y Campo Madre de Dios. En este caso, sí existe alternativa, aunque no menos transitada: Vial Norte, Renfe, República Argentina y Conde Vallellano para cruzar el río hasta el Sector Sur. Esta opción podría ser más rápida si, como se ha denegado a los vecinos del entorno de Conde de Robledo, se les dejara girar a la izquierda al salir de Cruz Conde y usar el carril-bus de Ronda de los Tejares.
Aunque no es la única propuesta desatendida. Así lo denuncia la asociación de vecinos Centro Histórico, que augura que la activación de los bolardos previstos en el Centro dejara ver el «efecto totalmente negativo» de los cambios. Amén de la peligrosidad que, a su juicio, supone instalar elementos físicos fijos o móviles, que pueden fallar, a la entrada de sus calles y obstaculizar el paso en caso de urgencia. Por ello, piden al Consistorio que la restricción viaria sea con cámaras, como se hará en Ambrosio de Morales.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.