Columnas

Opinión

Columnas / AD LIBITUM

Agua mineral con gas

De lo que se trata es de esperar a ver qué ocurre en las autonómicas catalanas y obrar en consecuencia

Día 22/10/2010
YA sabemos que será difícil remontar las circunstancias que nos arruinan en lo económico y nos asfixian en lo moral; pero lo que estaba por ver, la gran aportación de José Luis Rodríguez Zapatero a la estética política española, es que el nuevo Gobierno hiciera su presentación en el escenario con una bien ensayada expresión de mutis, de retirada. Todo es mohína cuando escasea la harina; pero, entre gente adulta (?) y responsable (!), el cuidado de las formas no es un asunto menor. Un político de raza, como enseñaba Francisco Silvela, ha de aprender a tragarse un sapo en cada desayuno. Entre los de medio pelo, ¿no sería exigible un sapo por cada cuatro o cinco? Históricamente, quienes llegan a un Gobierno, ven su nombre escrito en el único diario verdaderamente influyente, el BOE, y juran o prometen cargo, servicio y discreción, tienden a entender el infinito como una medida de cercanías; pero, a la primera adversidad, ya aprenden que un milímetro es una distancia considerable.
Al nuevo Gobierno, en el que no escasean ni los pícaros ni los conversos, no se le advierte el entusiasmo por su nueva responsabilidad. Es como si la tarea que tienen por delante fuera cosa de menor cuantía. Aunque no estemos ante un equipo de debutantes, los recién llegados siempre merecen una tregua de cortesía. Por el momento, gracias al ruido generado por su propia llegada al escenario, se han ahorrado el sonrojo de la almoneda presupuestaria con la que, según la costumbre del líder planetario, se elabora una Ley, la más importante del año, que nadie parece dispuesto a cumplir. Ahora de lo que se trata es de, siempre con el trágala socialdemócrata por delante, esperar a ver qué ocurre en las autonómicas catalanas y, según sea el crecimiento de CiU, la decadencia del PSC y la levedad del PP, obrar en consecuencia.
En los mentideros capitalinos, dismunido por la excesiva presencia que en ellos impone lo público y el enflaquecimiento de la sociedad, pasan el rato en la consideración malévola de si a la circunstancia le cuadra más la fábula del alacrán y la rana o la de la zorra y las uvas; pero, dado el nivel educativo, son pocos quienes advierten la maledicencia. Incluso tengo visto que ya son muchos quienes ignoran lo que es una fábula y sospechan que La Fontaine es un agua mineral con gas y Samaniego, un vino de Rioja. En ese territorio no cabe el error de pronóstico. Aunque Zapatero y Rubalcaba, de la manita como Tip y Coll, consigan el milagro de la resurrección económica y de la revitalización del espíritu nacional, lo de la Educación seguirá siendo una causa perdida. Se llevan los ignorantes.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.