Internacional

Internacional

Los católicos, molestos con Sarkozy

El presidente de Francia visita este viernes al Papa para tratar de ganarse al electorado cristiano de su país

Día 08/10/2010
Sarkozy saluda al Papa en audiencia privada este viernes
Nicolas Sarkozy espera que la bendición de su Santidad el Papa, Benedicto XVI, le permita iniciar la «reconquista» de los católicos franceses —el 75,5 por ciento de la población—, que muestran desde hace meses cierta desconfianza, inquietud y profundas reservas hacia el presidente de la República, por razones muy variadas: vida íntima, inmoralidad cosmopolita, exhibición ostentosa de la riqueza, y política de seguridad interior muy dura contra inmigrantes pobres, gitanos incluidos.
El mes de mayo del 2007, recién elegido presidente de la República, Nicolas Sarkozy contaba con la estima y el apoyo del 74 por ciento de los católicos practicantes franceses. El mes de agosto pasado, esa cota de confianza había caído al 47 por ciento. 27 puntos perdidos en apenas tres años de presidencia.
Del apoyo a la crítica
En apenas treinta meses, el electorado católico, conservador, ha pasado del apoyo a la crítica, a la reserva, próxima al «divorcio» con Nicolas Sarkozy. ¿Qué ha hecho cambiar de opinión a los católicos franceses? Se trata de un proceso inconcluso, un rosario de comportamientos de fondo.
Entre los católicos franceses, la apasionada historia de amor Sarkozy con Carla Bruni —entre otras aventuras anteriores— y el divorcio de su segunda esposa, Cecilia Ciganer Albéniz, biznieta del gran compositor español, causaron un callado espanto, indisociable de numerosas revelaciones sobre comportamientos más o menos íntimos.
Poco más tarde, las «revelaciones» sobre el turismo sexual de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura, provocaron un callado estupor. Jérôme Fourquet, director adjunto del departamento de opinión del «Institut français d'opinion publique» (IFOP), comenta: «La Francia católica practicante conserva su visión tradicional de la sociedad y se crispa ante cuestiones como la sexualidad, la homosexualidad y la libertad de costumbres más ostentosa».
El nombramiento a dedo de «capitanes de industria», las fallidas campañas políticas de Jean Sarkozy, hijo del presidente, continuaron degradando la imagen presidencial entre los católicos. Las expulsiones de inmigrantes pobres de Europa del Este (gitanos rumanos y búlgaros), entre los meses de julio y agosto, aceleraron definitivamente la tentación de un «divorcio», que Sarkozy intenta evitar visitando al Papa.
Quedan por cicatrizar heridas bien recientes, que monseñor André Vingt-Trois, cardenal arzobispo de París, resumía el día de la Asunción, de este modo: «¿Debemos negar un pedazo de pan, en nuestra mesa, a quienes esperan encontrar en nuestro país el reconocimiento de su dignidad?». El cardenal Vingt-Trois no citó expresamente a los gitanos rumanos, pero los cristianos que escucharon su homilía, en la catedral de Notre-Dame, un día de gran fiesta religiosa, comprendieron un mensaje que respondía a sus inquietudes íntimas. Tras la homilía de la máxima jerarquía religiosa católica en Francia, numerosos obispos intervinieron abiertamente en el debate nacional sobre la expulsión expeditiva de inmigrantes pobres, gitanos en bastante medida.
Homilía conjunta
Jean-Luc Brunin, obispo de Ajaccio, invitaba a sus feligreses a «lamentar la amalgama entre inmigración y delincuencia». Raymond Centène y Claude Schockert, obispos de Vannes y Belfort, escribieron una homilía conjunta, saliendo al paso de las expulsiones de inmigrantes pobres.
Sarkozy y su Gobierno percibieron con inquietud la pacífica «revuelta» de las máximas jerarquías de la Iglesia católica. Brice Hortefeux, ministro del Interior, se apresuró a pedir una entrevista con el arzobispo de París, para «evitar malentendidos». Sarkozy pidió hace semanas una audiencia oficial al Papa. Tras una compleja y bizantina negociación, Benedicto XVI recibirá hoy al presidente de Francia, ansioso por enviar un mensaje público a los inquietos católicos franceses.
La visita de Sarkozy a Benedicto XVI tiene por objetivo estratégico «restaurar» y «confirmar» la «excelencia» de las relaciones entre Francia y el Vaticano.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Álvaro Ybarra Zavala Magazine
Dombass, crónicas desde el frente

Dombass, crónicas desde el frente

Una pequeña habitación con una vieja mesa de reuniones y un escritorio es el centro de operaciones del comandante Alexis en Shakhtars'k

Más historias en AYZ Magazine

Ver el reverso

Fotografías antiguas de ABC
El pueblo de Madrid despide al insigne político español
comprar
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.