Sociedad

Sociedad

Explota otra plataforma petrolífera en el Golfo de México

Los trece operarios que trabajaban en ella pudieron saltar al agua y están a salvo

Día 03/09/2010 - 04.26h
Explota otra plataforma petrolífera en el Golfo de México
 

Las voces de alarma ante una nueva catastrofe ecológica volvieron a saltar ayer en el golfo de México tras la explosión de una plataforma petrolera ubicada a pocos kilómetros de Deepwater Horizon, el pozo de crudo operado por BP, que estalló el pasado 20 de abril provocando la muerte de 11 trabajadores y un vertido de 4,9 millones de barriles de petróleo, la mayor catástrofe ambiental de la historia de Estados Unidos.

Un helicóptero de una compañía comercial avisó a la Guardia Costera sobre las 9.30 de la mañana (15.30 hora peninsular) de que la plataforma Vermillion Oil Rig 380, a 750 metros bajo el nivel del mar y propiedad de la empresa Mariner Energy, había estallado y ardía en el medio del océano. Los trece operarios que trabajaban en ese momento en ella pudieron saltar al agua gracias a que llevaban ropa adecuada y chalecos salvavidas, informó la Guardia Costera de Estados Unidos, que tras conocer el incidente envió a la zona varias unidades de rescate, nueve helicópteros y algunos barcos. El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, confirmó horas después de que uno de los trabajadores había resultado herido y tuvo que ser trasladado a un hospital en la región de Terrebonne Parish, en el Estado de Luisiana, mientras que los equipos de rescate condujeron al resto de trabajadores hasta una segunda plataforma.

Pese a que en el momento de la detonación, la plataforma no estaba extrayendo petróleo, las autoridades costeras indicaron que una mancha de 1.600 metros de longitud y 30 metros de ancho salía de los alrededores del pozo siniestrado. «No se sabe de dónde proviene exactamente», aunque está en la zona del accidente, en las mismas aguas donde ocurrió el vertido de BP, indicó la portavoz, Elizabeth Bortelon.

El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, precisó que la compañía petrolera le había informado de que el crudo que fluía del fondo del mar había sido controlado y que el fuego que se apreciaba en la superficie de la estructura de extracción de crudo se produjo debido al material inflamable que se almacenaba sobre la plataforma, ubicada a 130 kilómetros de la Bahía de Vermillion en la costa central de Luisiana. En una breve comparecencia ante los medios, y con la memoria reciente del desastre producido con BP hace cuatro meses, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, insistió en que el pozo «no estaba activo», aunque aseguró que en caso de producirse contaminación, tienen «listos» los recursos para responder.

El portavoz de Mariner Energy, Patrick Cassady, explicó, por su parte, a la cadena CNN que todavía se desconocen las causas del accidente y que la compañía, radicada en Houston, está investigando. «Parece ser que (los trabajadores) pararon la producción y fueron evacuados», señaló Cassady, quien confirmó que «no hay operaciones de perforación» en esa plataforma e informó de que hay siete pozos petrolíferos a su alrededor. Durante la última semana de agosto, la producción en la plataforma fue de «una media de 260.000 metros cúbicos de gas natural por día y 1.400 barriles de crudo», precisó la compañía.

La historia se repite

Hace cuatro meses, el Golfo de México se tiñó de negro cuando la Deepwater Horizon, plataforma petrolífera propiedad de British Petroleum, explotaba causando el mayor vertido de crudo de la historia. Desde entonces, la compañía británica ha llevado a cabo multitud de operaciones tan espectaculares como inútiles para contenerlo. Hasta en cuatro ocasiones la empresa o las autoridades costeras de EEUU han asegurado que la fuga estaba controlada o que había grandes progresos.

La factura política y económica de la tragedia del pozo de BP no tiene parangón: 6.100 millones de dólares (4.590 millones de euros) lleva ya sumados la compañía para hacer frente al accidente. El montante incluye las operaciones para frenar la fuga de petróleo, la contención de la marea negra, los subsidios a los Estados afectados así como las compensaciones a las personas perjudicadas. La compañía ha recibido 145.000 reclamaciones de afectados, de las que ya ha pagado casi 104.000 por valor de 319 millones de dólares (204 millones de euros).

Un coste nada menor

El coste en la cúpula de British Petroleum no ha sido menor. Tony Hayward, consejero delegado de la petrolera británica BP, dimitió a consecuencia del vertido de la petrolera en el golfo de México. Antes de dejar el cargo (aunque el abandono no se hará efectivo hasta el próximo octubre), Hayward manifestaba en una entrevista al diario británico «Financial Times» que el riesgo como un accidente como el de Deepwater Horizon «es de uno entre un millón».

De los 4,9 millones de barriles que han sido expulsados, unos 800.000 han sido recuperados por BP en los trabajos de contención, lo que deja todavía más de cuatro millones flotando en las aguas del golfo o en sus costas.

En el otro extremo del planeta, varias explosiones incendiaron el 16 de julio un oleoducto del puerto de Dalian (China) gestionado por la petrolera estatal Petrochina. Más de 1.500 toneladas de crudo se vertieron en las aguas del mar Amarillo. Una manta de fuel se propagó sobre una superficie de 430 kilómetros cuadrados y las autoridades desplegaron nueve kilómetros de barreras flotantes para contener el vertido.

Tras inspeccionar la zona, Rick Steiner, experto de la Universidad de Alaska y asesor de Greenpeace, estimó el derrame entre los 60.000 y los 90.000 toneladas ciñéndose a la capacidad del tanque siniestrado y al nivel al que se encontraba en el momento del estallido. Steiner expresaba así su temor a que el Gobierno chino mintiese. Hasta la fecha se desconoce la magnitud real del vertido, pero se sabe que es uno de los 30 peores de la historia.

Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.