Sociedad

Sociedad

Un basurero flotante en el Atlántico

Hace diez años el hallazgo de una «sopa de plásticos» en el Pacífico dejó las vergüenzas de la sociedad de consumo al descubierto. Ahora se ha localizado otro vertedero marino entre Estados Unidos y las Azores

Día 23/08/2010
El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente calcula que cada 1,6 kilómetros cuadrados de agua océanica contiene 46.000 piezas de basura flotante, la mayoría desechos plásticos. Un cóctel explosivo que alcanza su máximo exponente en el Pacífico, donde la corriente en vórtice del Pacífico Norte atrae y concentra como un remolino millones de toneladas de residuos plásticos en una región de 1,7 millones de kilómetros cuadrados —más o menos como tres Españas—. Se la conoce, tristemente, como la gran placa de basura del Pacífico o el «séptimo continente», situado a mitad de camino entre Hawai y Norteamérica, y con un peso que se calcula en unos 3,5 millones de toneladas.
Pues bien, le ha salido un serio competidor en el Atlántico Norte occidental. Hace unos meses ya se apuntó esta idea en la reunión de Ciencias Oceánicas en Portland (Oregón, Estados Unidos), pero ahora un grupo de investigadores de la Asociación de Educación Marina, la Institución Oceanográfica Woods Hole (Massachusetts) y la Universidad de Hawai, ha presentado los resultados de las expediciones realizadas a la zona durante dos décadas en la revista «Science», demostrando que lo que allí se concentra es un verdadero basurero flotante.
Por medio de finas redes que recogieron pequeñas piezas de plástico de la superficie marina, los científicos descubrieron en miles de muestras recogidas en viajes entre Canadá y el Caribe durante 22 años que en una región del océano Atlántico, aproximadamente entre la latitud de Cuba y el norte de Estados Unidos, a más de 1.000 kilómetros mar adentro, más o menos con su centro en el mar de los Sargazos, los desechos estaban más concentrados y permanecían en la superficie por períodos de tiempo más largos, entre diez y cien años.
Las corrientes
La razón para que la basura se acumule ahí está, al igual que en la gran placa de basura del Pacífico, en las corrientes, en este caso, dominadas por el Giro subtropical del Atlántico Norte, que gira en el sentido de las agujas del reloj entre la Corriente del Golfo al norte y las que circulan hacia el oeste a lo largo del Trópico de Cáncer.
Un área en el que los investigadores recolectaron con 6.100 redes de plancton en otras tantas localizaciones unos 64.000 trozos de plástico del tipo que se utiliza para fabricar bolsas, tapones de botella y otros envases de uso doméstico. La mayoría no superaban el tamaño de la goma de borrar de un lápiz. La mayor concentración de plásticos se encontró en una zona cuyo centro está a la altura del paralelo 32ºN, más o menos la latitud a la que se encuentra Atlanta, y que se extiende del paralelo 22ºN al 38ºN. Aquí se recogieron el 83% de los desechos plásticos encontrados.
La mayor muestra recolectada en una sola red que estuvo en el agua 30 minutos fue de 1.069 piezas plásticas, que equivaldría a 580.000 piezas por kilómetro cuadrado, comparable a la concentración que se da en el séptimo «continente» en el Pacífico. En estudios anteriores realizados en el Atlántico desde los años setenta, las mayores muestras recogidas equivalían a entre 12.000 y 167.000 piezas por kilómetro cuadrado. A pesar de estas altas densidades que se alcanzan en ciertas regiones, las partículas de plástico son pequeñas y, en muchos casos, microscópicas.
Por el contrario, las menores concentraciones se dieron en las redes cercanas a tierra a lo largo de la costa de Florida, en el Golfo de Maine y cerca de las islas de Caribe, aproximadamente entre 200 y 2.300 piezas por kilómetro cuadrado. A esto ayuda con su fuerza la corriente del Golfo, pues los investigadores han calculado que siguiendo ese flujo los desechos solo tardan 40 días en alcanzar el centro del «basurero» desde lugares como Washington o Miami, menos de la mitad de lo que tardarían si procedieran de Europa o África.
Buscando la basura perdida
Las corrientes no han cambiado y se sabe que cada vez se arroja más basura a los mares. ¿Entonces por qué los datos recogidos durante 22 años (entre 1986 y 2008) no revelan una tendencia al alza en la concentración de residuos en esa zona del Atlántico? «Sabemos que la producción mundial de plásticos se ha incrementado sustancialmente durante ese período y también los desechos», afirma Kara Lavender Law, de la Asociación de Educación Marina en Woods Hole y autora principal del estudio. «Si hay más basura plástica, es difícil suponer que no llegue más al océano. Hay plástico “perdido” allá fuera», asegura la investigadora.
Lo que puede estar ocurriendo con esos desechos plásticos lo apuntan un grupo de investigadores en el Boletín de Contaminación Marina, y sugieren tres explicaciones posibles: bien el plástico se descompone en piezas tan pequeñas que no es posible capturarlas con la red; bien el crecimiento biológico en ellas altera sus características físicas haciendo que se hundan, o bien acaban siendo digeridas por animales marinos.
Sin embargo, los investigadores consideran que se necesita más investigación y comprobaciones para aclarar este misterio y dónde se encuentra o qué ha ocurrido con el resto de residuos plásticos. Algunos sugieren que las partículas de plástico, que no son biodegradables y que pueden contener sustancias tóxicas, son perjudiciales para los peces, los mamíferos marinos y potencialmente los seres humanos, si estas sustancias son capaces de «viajar» por la cadena alimentaria. Además estos plásticos acarrean más peligros, pues hay especies que pueden ser transportadas por ellos hasta lugares a miles de kilómetros de su lugar de origen, lo que puede suponer serios problemas en el hábitat de «acogida».
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

ABC Salud

Averiguan cómo los hijos heredan la ansiedad de sus padres

La clave está en un circuito cerebral hiperactivado desde la infancia que potencia el riesgo genético

El tiempo...

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.