Gente

Gente&Estilo

Gente

Imitaciones impertinentes en los mercadillos de Bangkok «LA CRÈME DE LA CRÈME» DE LA ESPIRITUALIDAD

En la capital tailandesa se pueden encontrar todo tipo de productos parodiados
Entre las «celebrities» y la religión siempre ha existido polémica. Ahora la hija de Tom Cruise quiere escapar de la cienciología

Día 11/08/2010
Sobre estas líneas, camisetas cuyos logotipos se burlan de los de Adidas, Puma y del iPod de Apple. ABC
Tom Cruise está de mala racha. Su última película, «Día y noche», ha sido un fiasco de recaudación y de crítica y ahora parece que su hija adoptiva Isabella se quiere ir a vivir con su madre, Nicole Kidman, porque ya no aguanta más las absurdas normas de la cienciología. «Nicole está aterrorizada, pero Tom espera con todas sus fuerzas que cambie de opinión», sostuvo una fuente anónima. Una verdadera pena para Katie Holmes, quien se siente «la madre, la mejor amiga y la confidente» de la hija adoptiva de su marido.
Tom Cruise no es la única de las estrellas de Hollywood que ha optado por este polémico culto. Entre la lista de «cienciólogos» famosos se encuentran John Travolta, Chick Corea, Will Smith y su mujer. Nada mal para una «religión» creada por Ron Hubbard, un escritor de ciencia ficción que afirmaba que provenimos de los alienígenas.
Pero, ¿por qué atrae tanto la cienciología a las «celebrities»? Según declaró una ex seguidora de esta creencia, Karen Pressley, a la revista «Christian Index», los actores o músicos son propensos a creer en estos cultos porque su profesión los hace muy inseguros. «La cienciología se centra en uno mismo. El foco no está en los demás, sino en cómo puedo controlar mi mundo para conseguir lo que quiero», señaló.
Otro culto de moda entre las «celebrities» es la versión «new age» y simplificada de la Cábala, que se basa en la ancestral doctrina mística judía, y que fue creada por Karen y Phillip Berg en la década de los setenta. Su principal seguidora es Madonna, de la cual se dice que donó varios millones de euros a la institución, pero muchas otras estrellas han pasado por este culto: Britney Spears, Elizabeth Taylor, Ashton Kutcher y Demi Moore, entre otros.
Matrimonio de alto voltaje
Pero también otras religiones de larga duración logran conversiones y devociones sorprendentes. Prince, quien es Testigo de Jehová, ha dejado «ojiplático» a más de uno tocando a sus puertas para extender el mensaje de su religión. Las malas lenguas dicen que el matrimonio de Ted Turner y Jane Fonda se deshizo cuando la actriz se convirtió en cristiana (aunque su ex desmiente que éste fuera el motivo del divorcio). Richard Gere se ha transformado en uno de los mayores defensores del budismo y hasta nuestro rumbero Peret se volvió pastor evangelista y abandonó la música por diez años tras tener una experiencia mística viajando por la carretera.
Aunque parezca que la religión está más presente que nunca en la vida de los famosos, lo cierto es que esta unión siempre ha sido un matrimonio de alto voltaje. Qué decir de la conversión al Islam de Cassius Clay (devenido en Mohamed Alí) y de Cat Stevens, o del coqueteo de los Beatles con la meditación trascendental junto al Maharishi Mahesh Yogui, que teminó en escándalo y con John Lennon escribiendo «Sexy Sadie». Por cierto, su asesino, Mark David Chapman, pedirá por sexta vez la libertad condicional, tras cumplir 29 años de condena.
La última conversión religiosa en Hollywood ha sido la de Julia Roberts, que parece haberse tomado en serio eso de «Comer, rezar, amar» en la India y reveló a la revista «Elle» que ella y su familia son hinduistas desde hace unos meses. «Tuve tanta suerte en esta vida con mis familiares y amigos que espero, en una próxima vida, reencarnarme en algo más tranquilo y con menos protagonismo», declaró.
Bangkok es el paraíso del pirateo y las falsificaciones. En sus mercadillos callejeros podemos conseguir desde un carnet de conducir hasta un certificado de inglés —falsos, por supuesto—, además del clásico maremágnum de imitaciones de marcas de lujo: bolsos, perfumes, relojes y demás. Pero, como decía un filósofo francés, la «conducta desarreglada aguza el ingenio», y en el arte de falsificar, también hay sitio, más allá de la mera réplica, para la parodia divertida e irreverente de los emblemáticos logotipos de algunas de las empresas más conocidas del globo.
Bajo el asfixiante calor de la frecuentada calle Khaosan de la capital tailandesa, primera parada del turismo mochilero, se puede encontrar toda una gama de vestimentas y accesorios deportivos firmados por «Adidogs», cuyo logo, tres perritos, es una parodia de la casa alemana Adidas. O una burla de la también germánica Puma, transmutada en «Coma» y con su reconocible felino del revés. Más grosera es la burla de una conocida marca de bebidas energéticas, donde el toro rojo que da nombre a la marca intima con un congénere bajo el lema Bad Bull(«toro malo»).
No podían faltar las referencias escatológicas, algunas más explícitas que otras. Los falsificadores tailandeses han venido a sustituir, entre otros, el iPod por el «iPood» (referencia al verbo inglés poo, «defecar»), cuyo perfil es un pensador de Rodin que escucha música con el dispositivo de Apple mientras se alivia en el WC.
Museo del pirateo
Los tailandeses han hecho de la necesidad virtud y Bangkok cuenta incluso con un Museo de las Falsificaciones cuyo propósito es, en principio, hacer pedagogía contra la violación de la propiedad intelectual. El centro incluye réplicas perfectas de objetos tan llamativos como guitarras o repuestos de coche: un total de 3.500 artículos acumulados por el gabinete de abogados Tilleke & Gobbins durante más de dos décadas de procesos judiciales, que lo
alberga en su lujosa sede tailandesa, según informa Efe.De las paredes de este museo cuelgan decenas de falsificaciones de ropa y accesorios que se pueden obtener por un puñado de dólares en los propios mercadillos callejeros de la ciudad.
La mayoría de estos artículos son «made in», dada la cercanía de las más de 2.600 fábricas textiles repartidas por Tailandia (en las que trabajan, en deplorables condiciones, miles de niños), que exportan estos productos. Aunque no existen cifras oficiales, se calcula que el negocio internacional de falsificaciones, que campa a sus anchas en Tailandia, supera el PIB de algunos países. Que tiemblen Prada, Gucci y Louis Vuitton.
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El Corazón
«¡Hola!»
«¡Hola!»
«Lecturas»
«Lecturas»
«Diez Minutos»
«Diez Minutos»
«mujerhoy»
«mujerhoy»
«XLSemanal»
«XLSemanal»
«Corazón Tve»
«Corazón Tve»
Estilo Real
La Reina en Miami
La Reina en Miami
La Reina ha estrenado un abrigo de Hugo Boss. Desde Burberry hasta Saint Laurent, no hay marca que se haya privado de presentar su propia versión

Sigue ABC.es en...

Alerta Rosa
ABC.es La actualidad del mundo del corazón, cada semana, de la mano de Beatriz Cortázar

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.