Local

Local

Local

La mitad de los incendios queda impune porque no se logra identificar al autor

El 80% de los fuegos forestales fue causado por el hombre, ya sea de forma imprudente o intencionada

Día 10/08/2010 - 12.49h
Se sabe que no fueron fuegos fortuitos; que en el 80 por ciento de los casos, las llamas se declararon por la acción directa o indirecta de la mano humana; pero la investigación no ha permitido poner nombre a quien encendió la mecha. Ocurre en más de la mitad de los incendios forestales declarados en la provincia de Valencia. Lo dice la Fiscalía, que el pasado año incoó 181 investigaciones por este motivo. Más de la mitad, concretamente el 56,3 por ciento, fueron archivadas sin la menor consecuencia.
Prácticamente en todos los casos las pesquisas de la Guardia Civil o, en menor medida, de la Policía Autonómica y las averiguaciones realizadas por los técnicos de la Conselleria de Medio Ambiente, permitieron esclarecer el origen del incendio; pero faltaron elementos para atribuírselo a una persona concreta. Eso explica que de las 181 diligencias penales, la mayoría, 102, fueran archivadas por falta de autor conocido o porque los hechos, con ser graves, no eran constitutivos de infracción penal.
Prisión y multa
Sólo en 14 casos el Ministerio Público llevó el caso al juzgado, interpuso denuncia contra el incendiario por otros tantos delitos de incendio imprudente. El resto de expedientes, 64, sigue tramitándose. Faltan diligencias por practicar. «La gran mayoría de denuncias se formula por quemas de restos agrícolas» que escapan al control de quien las provoca y devienen en un fuego incontrolado. Son quemas que, según explica la Fiscalía, se efectúan «incumpliento frontalmente el Plan Local de Quemas» y despreciando tanto los «estados de preemergencia» como las más «mínimas medidas de seguridad».
Averiguar quién está tras un incendio forestal es harto complejo. Pero cuando la Fiscalía consigue elementos suficientes para sentar en el banquillo de los acusados al incendiario, ya sea pirómano o simplemente imprudente, la efectividad es absoluta.
A lo largo del pasado año se celebraron cinco juicios por este motivo. Fueron cinco condenas. Todas ellas por conformidad: los acusados se declararon culpables de los incendios forestales que causaron y se beneficiaron de una rebaja en la condena. Hubo penas de 3, 4, 6 y 14 meses de prisión acompañadas de multas que oscilaron entre los 540 euros y los 1.350, dependiendo de la superficie afectada por el fuego y del riesgo creado por quien prendió la llama. Lo importante de casos como los anteriores es el efecto disuasorio. «Estas denuncias están produciendo un efecto de prevención, fundamentalmente en las poblaciones pequeñas donde las imputaciones formuladas son prontamente conocidas por los vecinos».
Valencia es la provincia de la Comunidad más castigada por los fuegos forestales. Concentra el 48 por ciento de los siniestros declarados en la región, si bien la superficie afectada sólo representa el 11 por ciento del total de la Comunidad.
El año 2009 se cerró con 189 incendios en la provincia, un 19 por ciento más que en 2008, cuando se contabilizaron 153. Ardieron, en total, 313 hectáreas.
La mayoría fueron incendios causados por la mano del hombre: el 46,5 por ciento fueron fuegos imprudentes; el 34,3 por ciento, provocados; el 19, 5 por ciento fueron fortuitos o nunca se llegó a determinar la causa.
Ocurrió con el de Barxeta. Fue uno de los más graves. Ardieron 93 hectáreas de monte en enero de 2009. Fue intencionado pero la investigación no aportó datos suficientes para la incriminación de persona alguna. Fue archivado. Tampoco fue posible dar con el autor del fuego que arrasó 69 hectáreas en Turís. A la Guardia Civil, denuncia la Fiscalía, le faltan medios para investigar.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.