Teatro

Teatro

Ópera: Boris Godounov, en familia

Compartir

Las propuestas para niños en la programación operística se ha convertido en algo frecuente, y a veces tienen más éxito incluso que las ambiciosas propuestas para adultos: Bayreuth y Santander lo demuestran

Día 03/08/2010 - 09.09h
Ópera: Boris Godounov, en familia
ABC
El montaje para niños de «Boris Godounov», con marionetas, hizo las delicias de los más pequeños

El 31 de julio no se llenó, como venía siendo habitual, la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria para la inauguración del Festival. Fue algo insólito que incluso fue noticia al día siguiente en la prensa regional. Entre los asistentes, la media de edad era alta siguiendo, en este sentido, la tónica imperante en los teatros y auditorios españoles y de otros países europeos.

Hasta ahora han sido las programaciones de las temporadas las que con más fuerza están abordando proyectos dirigidos a los más pequeños, a velar por los espectadores del futuro. No tienen a favor una política educativa nacional que en música es un desastre absoluto, una calamidad que se pagará en el futuro y que ocasionará daños de más que difícil resolución.

Aunque ya se habían hecho iniciativas para los más jóvenes en época estival parece que ha llegado la hora de ponerse las pilas. El éxito de la propuesta de Bayreuth ha sido enorme y marcará tendencia. Santander se ha apuntado otro tanto con su «Boris» inaugural y lo ha hecho en un año difícil con dramáticos recortes presupuestarios lo que es indicativo del esfuerzo y del convencimiento de una apuesta que debe ensanchar horizontes en próximas ediciones.

Los niños acudieron a ver su «Boris» en familia. Eran legión y durante una hora se sumergieron a tope en una historia no precisamente fácil de contar pero que Gustavo Moral enfocó con la visión de los cuentacuentos. Así el cuento del «Boris Godounov» que el abuelo gruñón va narrando a su nieto sabelotodo permitió que los más jóvenes descubrieran la música de Moussorgski como algo natural y cercano. O lo que es lo mismo, entraron en el veneno de la ópera con el mismo entusiasmo que se enganchan a una consola de videojuegos.

Cantar en ruso

Gustavo Moral lleva unos cuantos años trabajando en el ámbito pedagógico y conoce bien las llaves con las que abrir las puertas de la ópera y la música clásica a los niños. Por eso plantea su espectáculo «colándose» en el decorado del «Boris» y acaba consiguiendo que los niños canten un pelín en ruso en un espectáculo de recursos divertidísimos, casi un bombardeo de suculentos reclamos que terminó con ovaciones más que intensas. Su planteamiento es muy claro: «Del mismo modo que las campañas publicitarias convencen a millones de personas de que es bueno tomar un refresco de cola, pero todos sabemos que más sano aún es comer una pieza de fruta, a pesar de que la fruta no tiene campañas multimillonarias, con “Te cuento…una ópera” queremos vender fruta. Vender salud para la mente del público familiar para que después no puedan vivir sin ella: sin la cultura con mayúsculas, la que se escribió y la que se está escribiendo, pintando, fotografiando, componiendo, rodando o escenificando…».

El camino no es fácil pero no queda otra que seguir trabajando en una línea que forme a los espectadores del mañana.

En esta idea común han coincidido dos festivales muy distantes en kilómetros y presupuestos, el de Santander y el de Bayreuth. Ambos se han decantado por una apuesta hacia el nuevo público conscientes de la necesaria renovación que permita rejuvenecer la platea a medio plazo. La ópera es el vehículo elegido para esta labor en la que los festivales de verano también deben incidir complementando el trabajo pedagógico que se realiza a lo largo del invierno.

Gran producción...

El Festival Internacional de Santander (FIS) ha convertido en tradición inaugurar cada año con una gran producción operística. En esta ocasión la lírica rusa fue protagonista a través de uno de sus títulos emblemáticos, «Boris Godounov» de Modest Moussorgski. El ciclo cántabro importó una producción de la Ópera Royal de Wallonie, teatro del que también actuaron en la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Cantabria, su coro y orquesta, reforzados con el coro de la Ópera de Namur y la Escolanía de Astillero/Guarnizo. Paolo Arrivabeni, director musical del teatro belga, se volcó en la consecución de una versión tensa y llena de matices expresivos. Mantuvo musicalmente a muy buen nivel el estreno, el día 31 de julio, apoyándose en una versión escénica opulenta y dinámica firmada por Petrika Ionesco. Un vestuario de enorme riqueza y una escenografía con una opresiva iconografía rusa sirvieron de marco de acción al buen reparto encabezado por el que ha sido uno de los Boris de referencia de los últimos años, el bajo Ruggero Raimondi que puso al servicio del complejo personaje sabiduría escénica y madurez vocal. Raimondi canta e interpreta a su rol con la eficiencia que aporta un conocimiento del mismo profundo e interiorizado desde hace años y eso se nota, y mucho, en el escenario. Junto al bajo italiano el resto de los cantantes brillaron en un trabajo de conjunto muy seguro logrando un importante resultado final. Merece destacarse la prestación de cantantes como Maxim Sazhin, Alexey Tikhomirov o Sergey Polyakov, eficaces en sus respectivos roles.

Versión para niños

Al día siguiente, aprovechando los decorados, se realizó una versión adaptada para los más jóvenes de una hora de duración. Sobre una idea original, guión y dirección de Gustavo Moral y bajo el título de «Te cuento...una ópera: Boris Godounov», se desarrolló una peculiar visión de la obra de Moussorgski con la participación de títeres, actores, marionetas y la colaboración de algunos de los cantantes del reparto original. El planteamiento, original y con gran inventiva, metió a los niños en la música del compositor ruso y en el «Boris» contado y cantado con humor y fantasía. El lenguaje visual, el gestual y las nuevas tecnologías se unieron para configurar una propuesta creativa que enganchó al público con fuerza y un entusiasmo que se desbordó en los aplausos. El FIS ha abierto la puerta a una nueva forma de entender la ópera en la que sería una idea magnífica profundizar en próximas ediciones.

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Lo bello
lo útil
Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.