Cultura

Cultura / TRIBUNA

SARAMAGO Y EL IBERISMO

Profesor

Día 25/06/2010 - 01.56h
«C uando inicio este escrito, aun resuenan en mi ventana los sonidos de la flauta del afilador. En esta mañana de domingo en Sevilla con la calle dormida, la flauta suena con el mismo deje melancólico de la voz del vendedor de boliñas en las playas del Algarbe. El tiempo se detiene un instante en la agonía de los pregones. Es el alma popular que muere en brazos y a besos de «Betty la Fea»
Antes, he podido ver una larga fila y, posteriormente, una enorme multitud que rendía homenaje al nobel portugués, Saramago. Rostros serios, gentes del pueblo, como aquellos que no hace mucho despidieron a otro gran escritor, que no lo tuvo pero mereció el nobel, Miguel Delibes.
No coincido en casi nada con el pensamiento político de Saramago. Amo a Cuba, me emociono escuchando a Carlos Cano cantarle al salero de Cádiz y a los negritos de la Habana, y sueño siempre pasear un día por el Malecón, pero nunca mientras el Dictador, el sable del coronel para el que siempre debe
estar cerrada la muralla, siga, como en una ópera bufa, hablando de revolución y negando la libertad. Sí, Saramago se equivocaba al aplaudir a Fidel.
Pero antes he dicho, en casi nada. Hay algo en lo que me uno a su pensamiento político, a su inteligencia popular: su iberismo.
Varios estudios, como el de la Universidad de Salamanca, y encuestas de medios de comunicación españoles y portugueses, dicen que entre un 30% y un 40% de habitantes de ambos países vería con complacencia la unión de nuestras dos naciones para formar una sola, llámese esta Iberia, Hispania o España, como quieran, y uno de esos portugueses amantes y soñadores de esa unidad fue José Saramago.
Es este componente del pensamiento del portugués uno de los menos destacados en los obituarios de la prensa nacional y no es extraño que así sea porque el iberismo no es una idea presente, hoy , ni en el pensamiento universitario ni en el de los políticos (aunque en una lista de iberistas he visto incluido el
nombre del expresidente Aznar).
Lejos, demasiado lejos queda el tiempo en que el gran procer gaditano, Castelar, el que hizo llorar a los diputados en su alegato contra la esclavitud en Cuba, defendía junto a otro republicano , Pi y Margall, aunque este desde un punto de vista federal , la causa de la unidad ibérica.
Lejos, también, la gran figura universitaria de Unamuno, el vasco español que desde su cátedra de Salamanca soñaba con lo mismo que durante siglos soñaron nuestros mejores monarcas: intentar la unión de nuestros dos países separados por intereses y egoísmos medievales.
Hasta en el periodo de la dictadura franquista se escribió y se debatió sobre este tema, incluyendo en ese sueño de unidad a los países iberoamericanos, destacando entre otros autores el recientemente homenajeado Guillermo Lohmann Villena. Aunque predominó lo retórico sobre lo práctico ,de aquellas ideas surgieron proyectos como la Escuela de Estudios Hispanoamericano o el Instituto de
Cooperación Iberoamericana.
Hoy, nuestra Universidad, esa Universidad localista, celosa de privilegios, cátedras y estipendios no esta lejos, está a distancias siderales de la que en el último tercio del siglo XIX y en el primero del XX , asistió en la Residencia de Estudiantes, en los Departamentos , en los Ateneos a los debates sobre federalismo, cantonalismo y autonomismo, con una doble mirada hacia Cataluña y hacia Portugal. Las dos formas de nacionalismo el integrador y el desintegrador, el progresista y el burgués, se enfrentaron, mientras el independentismo tomaba fuerza con los Maciá , Company y el coro de la burguesía catalana, más el apoyo de algún gran arquitecto que ahora quieren santificar: Gaudí.
En el presente, nuestra Universidad, ni tan siquiera plantea en sus aulas los problemas del estado de las autonomías, tras más de treinta años de existencia y de generar unos gastos fabulosos sin solucionar el problema de España. Aun seguimos sin saber si somos una
nación, una confederación de naciones, la Roja o un estado a punto de disolverse como sucede a nuestra vecina Bélgica. Independientemente de que estemos totalmente de acuerdo, como ya lo estábamos en los años 70, con una imprescindible descentralización regional y municipal que acerque la política al ciudadano. En esta situación, difícilmente encontrará el radioyente o el televidente alguna tertulia donde se debata o se comente un tema como el del Iberismo aunque más de un tercio de la población lo apoye. Demasiado tienen universitarios y políticos con el día a día de sus mezquindades y pequeñeces .
No obstante el tema sale a los periódicos españoles y portugueses de forma recurrente y ahora, desgraciadamente, con la muerte de Saramago, regresa a nuestras conciencias.
Pero necesitaríamos de políticos y universitarios de altura que pongan los sueños como los bueyes tirando de la realidad; que nos hablen no de cómo lo hacen los otros, sino de lo que harían o van a hacer
ellos; que eliminen todo lo anquilosado de esta constitución reformable y que hagan posible el sueño de muchos portugueses y españoles. Para ello les recomiendo que lean a Saramago y cumplan con lo mejor de su legado político.
Mientras tanto seguiré sintiendo el alma triste de nuestros pueblos en la flauta del afilador o en el fado que une Ayamonte con Faro cantando a María la Portuguesa. Recordaré en ese recinto místico del Convento de los Capuchos en Sintra a dos grandes españoles de ambas Españas : San Pedro de Alcántara y Felipe II y me llenaré de orgullo junto a la Torre de Belén al pensar que españoles y portugueses descubrimos, investigamos y abrimos al mundo más territorios que los que descubrieron, investigaron y abrieron el resto de todos los países juntos.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

NATIVIDAD PULIDO Es uno de los artistas más singulares del Renacimiento español. Se dedicó exclusivamente a la pintura religiosa, pero fue tremendamente original
Cortos más vistos FIBABC 2014
«Mi momento»
«Mi momento»
Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
A. MUÑIZ Una retrospectiva de la aviación a través de fotos, dibujos e ilustraciones, desde los pioneros al turismo de masas
Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.