Actualidad

Mauritania dice que no canjeará a Vilalta y Pascual por presos yihadistas

España redobla los esfuerzos para liberar a los dos rehenes de Al Qaida del Magreb

Día 16/06/2010
Las reuniones al más alto nivel entre las autoridades de España y Mauritania se suceden en los últimos días con el secuestro de dos voluntarios de la ONG catalana Barcelona-Acció Solidària de fondo. El embajador en Nuakchot, Alonso Dezcallar; el general al mando del Centro Nacional de Inteligencia, Félix Sanz Roldán, y el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, han sido recibidos por el presidente Mohamed Uld Abdel Aziz entre finales de mayo y principios de junio.
Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) no ha ofrecido detalles en ningún comunicado público, pero por la liberación de Albert Vilalta y Roque Pascual podría exigir además de un rescate económico la puesta en libertad de alguno o algunos presos yihadistas encarcelados en Mauritania. Moratinos habló de ello con el jefe del Estado mauritano en la tarde del domingo 6 de junio.
«Hacemos todo lo posible para que vuelvan a casa, pero no a través de un intercambio de prisioneros», afirma a ABC duarnte una entrevista el ministro de Justicia mauritano, Abidine Uld Belkheir. Sus palabras de suman a otros miembros del Gobierno como la ministra de Exteriores, el de Defensa o el primer ministro, que ya se habían manifestado en la misma dirección. Sin embargo, el presidente Abdel Aziz, a quien corresponde decidir, no se ha manifestado en público sobre este asunto.
Mauritania mantiene en la cárcel pendientes de juicio a una veintena de presos relacionados con el secuestro de los dos españoles. El «principal actor» de aquella acción es Omar Uld Sidahmed, conocido como Omar Saharaui, con documentación de Malí. «Es un terrorista, un traficante, es de todo», dice el ministro de Justicia.
«Todos los que participaron en aquel secuestro en Mauritania están en prisión», señala a este enviado especial el ministro de Defensa, Hamadi Uld Baba Uld Hamadi.
Cuatro días antes que los tres españoles, fue secuestrado en Malí el francés Pierre Camatte. Su liberación el pasado febrero estuvo rodeada de polémica porque Bamako acabó plegándose a las exigencias de Al Qaida de canjearlo por cuatro terroristas. Este fue el origen de una crisis diplomática entre Mauritania y Malí que aún sigue abierta, ya que uno de los presos que quedó en libertad era un mauritano que Nuakchot había reclamado a su vecino. El presidente de Malí, Amadou Toumani Touré, había insistido varias veces en que no entraría en el juego de cambiar a rehenes por prisioneros, pero las amenazas de muerte que pesaban sobre Pierre Camatte y la presión ejercida por el Gobierno de Francia le hicieron modificar su posición.
Presión de España
¿Podría Mauritania hacerlo también a pesar de su negativa oficial? Que se produzca ese cambio de presos por rehenes «dependerá de la presión que ejerza España», reconoce un diplomático occidental que no quiere ser citado pero que apoya la «firmeza para no comerciar» demostrada hasta el momento por el presidente Abdel Aziz.
Además del pago de un rescate «la liberación de los dos españoles pasa por la liberación de “combatientes” en Mauritania, en España, en Argelia...», opina Isselmu Uld Mustafa, especialista mauritano en terrorismo yihadista. «Al Qaida es una banda que quiere ir más allá de ganar dinero. Para ellos es importante el simbolismo» de lograr sacar de la cárcel a algunos de los suyos. «No me gustaría estar en el pellejo de Abdel Aziz. Si libera presos dirán que está con Al Qaida. Si no lo hace, dirán que él es el culpable» del destino de los dos rehenes españoles.
Búsquedas relacionadas
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:

Sigue ABC.es en...

Lo bello
lo útil

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.