Local

Local

Un circo bajo el suelo de la Cruz de Malta

La espina del recinto de espectáculos de la Valentia imperial, aparecido en San Juan del Hospital, ha sido un hallazgo fundamental de cuantos ha realizado Patrimonio desde que comenzó a trabajar en este conjunto en 1997

Día 14/06/2010 - 12.02h
ROBER SOLSONA
Pinturas de estilo italo-bizantino de la capilla de San Miguel Arcángel
Arcosolio del patio sur de San Juan del Hospital, en el que se aprecia la cruz de los caballeros hospitalarios o de Malta
rober solsona
Fragmento de la espina del circo romano de la Valentia Imperial (siglo II d. de C)
rober solsona
Capilla de Jaime I, donde acudía de rezar el rey
rober solsona
imagen anteriorimagen siguiente
Encastrado entre la recoleta calle Trinquete de Caballeros y los muros del Palacio de Valeriola, la iglesia de San Juan del Hospital de Valencia resguarda entre sus muros una apasionante historia jalonada de sobrecogedoras leyendas nobiliarias. Construida entre 1238 y 1261 sobre unos terrenos cedidos por Jaime I a la Orden de San Juan de Jerusalén —también llamada Orden de Malta o de Rodas—, este magnífico conjunto gótico, de reminiscencias románicas y revestimientos barrocos, es todavía un enigma para la mayor parte de los ciudadanos, debido principalmente a su carácter privado. En 1905, San Juan del Hospital (conjunto compuesto por una iglesia, un hospital y un cementerio) cedió su parroquialidad a las nuevas iglesias de San Juan y San Vicente, pasando a partir de 1967 a manos de la Sociedad Sacerdotal de la Santa Cruz, más conocida como Opus De.
Excavaciones
Después de sufrir las consecuencias del expolio y la profanación durante la Guerra Civil (que supuso por ejemplo la pérdida del sepulcro de la emperatriz Constanza de Grecia), así como del abandono derivado de la desamortización de Mendizábal, este conjunto comenzó su recuperación a raíz de ser declarado «Monumento Histórico-Artístico Nacional» en 1943. Aparte de las diversas restauraciones acometidas en las capillas, el altar principal y otros elementos arquitectónicos, la Fundación que gestiona la iglesia ha capitaneado un ambicioso proyecto de excavaciones arqueológicas —financiado por la Dirección General de Patrimonio con casi un millón de euros desde 1997— que ha dado pie a asombrosos descubrimientos acerca de la fundación de la ciudad.
El principal hallazgo se remonta a 1997, aunque inexplicablemente ha permanecido oculto a la opinión pública hasta el momento. Se trata de la aparición de parte de la espina del circo romano de Valentia, monumento construido en el siglo II d.C. que se destinaba a carreras, espectáculos y representaciones que conmemoraban los acontecimientos del Imperio. La espina, encontrada bajo el suelo de la cripta de San Juan del Hospital en la que se enterró a la emperatriz Constanza de Grecia (hija ilegítima de Federico II), era un elemento alargado de piedra y guijarros que partía en dos las calles de arena del circo por donde corrían las cuadrigas.
Propio de un imperio
El descubrimiento de este fragmento de la espina arroja interesantes deducciones, ya que destierra la idea de que Valentia era en sus orígenes sólo una villa satélite de Saguntum. La constatación de la existencia de un monumental circo con capacidad para 10.000 personas es uno de los argumentos esgrimidos por los investigadores para asegurar que en realidad esta urbe tuvo características imperiales. Sólo cinco circos en España tenían un diámetro similar (350 metros de largo por 70 de ancho).
Los cimientos del circo de Valencia, separado del entorno del foro (que se sitúa bajo la actual plaza de la Virgen, pero visible parcialmente en las excavaciones del museo de la Almoina), coinciden en la superficie exterior con otros conocidos edificios de la capital, como la sede de CC.OO., el Hotel Palacio Marqués de Caro y la Iglesia de Santo Tomás Apostol. Sin embargo, estos restos sólo han salido a la luz en la Iglesia de San Juan del Hospital, donde aparte de la espina también se han descubierto restos de gradas. Una de las peculiaridades de este circo es que su graderío se elevaba verticalmente, construyendo una especie de muralla, que de hecho coincidía con los límites de la ciudad.
Los responsables de Patrimonio continúan trabajando sobre el subsuelo romano y los elementos góticos del patio sur del Hospital de San Juan, que es ya por méritos propios uno de los principales tesoros ocultos de la historia de la ciudad.
  • Compartir
  • mas
  • Imprimir
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Lo último...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.