Actualizado Jueves , 03-06-10 a las 00 : 18
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha defendido hoy el asalto a la Flotilla de la Libertad como única salida para hacer valer el bloqueo a la franja de Gaza y evitar que armas iraníes lleguen al movimiento islamista Hamás. Además, ha tachado de «hipocresía internacional» las críticas sobre lo sucedido.
En una comparecencia pública con motivo del progresivo deterioro de la imagen pública de su gobierno y la de Israel, Netanyahu ha afirmado que la intervención militar en la que murieron nueve activistas internacionales y casi cuarenta resultaron heridos forma parte de los «esfuerzos de proteger la seguridad» de los israelíes.
Según su versión de los hechos, «el objetivo de la flotilla era romper el bloqueo, y no el de llevar ayuda» porque «Israel ya deja entrar bienes y productos en Gaza».
Sobre el sangriento asalto de los comandos israelíes, que abrieron fuego contra los activistas, ha reiterado que se vieron en peligro porque trataron de «lincharlos» nada más abordar el barco de bandera turca Mavi Marmara.
«¿Eso son pacifistas? Esos no son pacifistas son extremistas violentos que apoyan el terrorismo», ha sentenciado antes de preguntarse públicamente «qué habrían hecho otros líderes democráticos si hubieran estado en su lugar».
«Hamás continúa rearmándose con armas iraníes. Nuestra obligación es evitar que esas armas entren por tierra, mar o aire», ha dicho el primer ministro israelí para justificar el bloqueo que su predecesor, Ehud Olmert, impuso a la franja hace cuatro años.
«Los cohetes que Irán envía a Gaza -ha agregado- tienen como objetivo las poblaciones alrededor de la franja y también los alrededores de Tel Aviv y Jerusalén».

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es