Actualizado Martes , 25-05-10 a las 16 : 27
No es la primera vez que el copago sanitario se pone encima de la mesa. Tras los recortes en el gasto farmacéutico anunciados por la ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, el pasado mes de marzo para garantizar la estabilidad del Sistema Nacional de Salud, muchas fueron las voces que volvieron a plantear este sistema, en el que el usuario pagaría una parte testimonial (un euro), como una opción más para ahorrar en la factura sanitaria, pero sin meterse en profundidades porque, al fin y al cabo, se trata de una medida polémica.

El Ministerio de Sanidad siempre ha mostrado su rechazo a esta medida porque "perjudicaría a las personas más desfavorecidas", pero este martes la ministra del ramo, Trinidad Jiménez, ha reconocido, en declaraciones a TVE recogidas por Ep, que están estudiando la introducción del copago sanitario como una alternativa para "garantizar la sostenibilidad" del Sistema Nacional de Salud (SNS), aunque asegura que por el momento no han decidido aplicarlo.
Por su parte, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, afirmó hoy que el "copago" de los servicios sanitarios por parte de los ciudadanos ha estado sobre la mesa en otras ocasiones y añadió que ahora está ahí "como posible". En conferencia de prensa sobre ejecución presupuestaria, Ocaña aclaró que "hay dudas lo suficientemente amplias" como para no adoptar esta medida "en este momento".
Ocaña señaló que el copago se planteó también para ser incluido en el real decreto de reducción del déficit aprobado el pasado viernes, pero que finalmente no se hizo porque para reducir el gasto en Sanidad se aprobó otra medida como la rebaja en los precios de los medicamentos, informa Efe.
De este modo, Jiménez ha explicado que en el último plan de recorte anunciado por el Gobierno para reducir el déficit público "no han creído conveniente" introducir esta medida ya que "entraña un importante coste económico para quienes más usan la sanidad", es decir, "las personas mayores, que son pensionistas y con rentas muy bajas", aclara Jiménez.
Pese a todo, y aunque actualmente consideran que es "bastante relevante" tomar una medida de este calado, Jiménez explica que su obligación es "fortalecer y el sistema y mantenerlo en el tiempo" y, de este modo, tienen que estudiar "todas las alternativas posibles". "Evidentemente tenemos que estudiarlo como hacemos con todo tipo de reformas, con seriedad, porque tenemos que ver como va evolucionando la economía y los planes de ajuste, para ver como consolidamos nuestro plan de austeridad", admite la ministra.
Asimismo, recuerda que se ha comprometido con los consejeros autonómicos de Sanidad a estudiar esta medida y, paralelamente, en el Congreso de los Diputados hay una ponencia trabajando sobre esta cuestión. Pese a todo, desde el punto de vista del ingreso han hecho "cálculos" y han visto que "es un ingreso menor en relación con la proporción de la deuda".
Una discusión que viene de lejosEl copago sanitario sobrevuela a todas las administraciones. Tanto la actual ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, como sus antecesores lo han tenido sobre la mesa. Jiménez siempre ha rechazado con contundencia esta posibilidad. La última vez que lo hizo fue la semana pasada, un día después de anunciar el último recorte de precios de medicamentos. Jiménez descartó la medida con contundencia porque ""perjudicaría a las personas más desfavorecidas". El pago de un euro por visita médica, una de las medidas que se han estudiado para moderar la demanda de servicios sanitarios, podría llevar a las personas con menos recursos a no acudir al médico en caso necesario, argumentó.
La medida, sin embargo, cuenta con el apoyo de algunas comunidades autónomas que ven cada vez más difícil pagar la factura sanitaria y, sobre todo, del sector farmacéutico. Consideran que un sistema sanitario como el nuestro será insostenible si no se controla la demanda.

Cataluña, muy interesadaEn 2004, fue la consejera de Sanidad, Marina Geli (PSC), la que planteó el cobro de un euro por visita médica, pero el Ministerio de Sanidad lo rechazó de plano. Cada cierto tiempo el debate se reaviva. En 2008, fue la propia Gelia la que volvió a ponerlo sobre la mesa, y el entonces consejero madrileño de Sanidad, Juan José Güemes, recogió el testigo refiriéndose al copago «como un debate del presente y del futuro en la mayoría de países de la UE».

Pero es precisamente en Cataluña donde los políticos parecen tenerlo más claro. El presidente de Esquerra Republicana de Cataluña, Joan Puigcercós, defendió el pasado marzo la necesidad de reformar el sistema de salud catalán y establecer un modelo de "copago disuasorio" para descongestionar los servicios sanitarios y garantizar su sostenibilidad en los próximos veinte años.
Puigcercós, que participaba en un coloquio con empresarios en el Círculo de Economía de Barcelona, aseguró entonces que no es "realista" pensar que el modelo sanitario actual se sostendrá ante la bajada de ingresos que sufren las administraciones y el aumento de la demanda de servicios por parte de la población. El dirigente republicano considera que la sanidad catalana tiene un "problema de gestión", aunque ha asegurado que la situación se agrava debido a los "hábitos" de los ciudadanos, que "sobreutilizan" los servicios gratuitos.
"Como político de izquierdas deseo que los servicios sociales lleguen a todos, pero hace falta valentía para afrontar la sostenibilidad del sistema", dijo Puigcercós, para insistir en la necesidad de establecer en Cataluña un sistema de "copago progresivo y disuasorio".
El pasado 27 de febrero el diputado de Izquierda Unida (IU) y presidente de la Comisión de Salud del Congreso, Gaspar Llamazares, ya advirtió que el Gobierno "no tardaría muchos días" en plantear "sistemas de copago" y privatizaciones en la sanidad y otros "servicios sociales". Una medida que, según Llamazares había sido "bien acogida" en el Ministerio de Economía y Hacienda.

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Francisco Javier Álvarez Guisasola, también aseguró el pasado marzo que «merecía la pena» estudiar la posibilidad del copago, pero que una medida de este calado no se podía tomar de manera unilateral por una comunidad autónoma, sino consensuada a nivel nacional. Además, recordó que este sistema ya ya aplica en otros países de Europa.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es