Valoración:
La seguridad se puso en entredicho con el derrumbe parcial de la cúpula central, en el 2007, un año después de ser inaugurado. Entonces se cerró para ejecutar obras que mejorarán su seguridad
El laboratorio subterráneo de Canfranc sigue en obras cuatro años después de su inauguración
El laboratorio se encuentra en el antiguo túnel ferroviario del Somport, ahora cerrado al tráfico. Las instalaciones (en la imagen) fueron inauguradas en 2006
Actualizado Martes , 25-05-10 a las 12 : 09
El primer trimestre de 2010 fue la fecha marcada por la Consejería de Ciencia, Tecnología y Universidad del Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza para la reapertura del Laboratorio Subterráneo de Canfranc. Una instalación única en su género en España que lleva cerrada tres años, y en la que se han invertido más de cuatro millones de euros. Dos meses después del plazo fijado las obras siguen sin estar acabadas y desde el Gobierno de Aragón se habla de septiembre como fecha probable para que finalicen las obras. Después habría que esperar hasta final de año para que las instalaciones fueran recobrando su actividad científica.
El laboratorio, dirigido hacia la física nuclear y altas energías, está gestionado por un Consorcio integrado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, el Gobierno de Aragón y la Universidad de Zaragoza. Está situado en el túnel internacional de ferrocarril del Somport, que actualmente se encuentra cerrado al tráfico ferroviario.
Ubicado a 800 metros bajo tierra fue inaugurado en el año 2006 por la entonces ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo. Un año después de su inauguración, y sin que las nuevas instalaciones hubieran entrado plenamente en funcionamiento, se cerró por el desprendimiento de parte de la cúpula central del laboratorio.
«Garantizar la seguridad»
La reconstrucción de la cúpula se finalizó en el verano de 2007. Sin embargo, el laboratorio no volvió abrir sus puertas, ya que este desprendimiento puso en entredicho la seguridad de su estructura. Se abría así un periodo de estudios e informes acerca de su seguridad que finalizó el año pasado con el inicio de las obras de reforzamiento del laboratorio subterráneo.
Según apuntan desde el Gobierno aragonés, se trata de unas obras «muy delicadas», y «ante todo lo más importante es la seguridad». De ahí el retraso que sufren los plazos fijados en un primer momentos. Las mejoras, que tienen como objetivo mejorar la seguridad de los científicos, costarán un millón trescientos mil euros. El dinero lo aportan principalmente las empresas encargadas de construir el laboratorio, IDOM y la sociedad Dragados. Las obras que se están ejecutando consisten en reforzar la estructura ya construida. Para ello, ha sido necesario duplicar la capa de hormigón y los bulones de la cúpula.
La propia consejera de Ciencia Tecnología y Universidad, Pilar Ventura, reconoció en una de sus intervenciones en las Cortes de Aragón para dar cuentas sobre este proyecto que la reapertura del laboratorio «ha ido de forma lenta», debido a su «complejidad y singularidad» y a que lo «verdaderamente importante es garantizar la seguridad».
Infraestructura de vanguardia
El Laboratorio Subterráneo de Canfranc fue concebido para reforzar y dar una infraestructura de vanguardia al grupo de Física Nuclear y Altas Energías de la Universidad de Zaragoza, compuesto por veinticinco personas, entre investigadores, becarios y técnicos, pero también abierto a investigadores de otros países que buscan descifrar las claves de la composición del Universo y de sus orígenes.
Se trata de una instalación única en España y una de las pocas que existen en Europa. Su labor principal es el estudio de los neutrinos y la materia oscura. Está llamado a ser el centro de Investigación y Desarrollo más importante de Aragón y uno de los más punteros de España y la Unión Europea. Sin embargo, estos años de cierre han paralizado su consolidación en el mundo de la investigación física. El estudio del universo es la principal función de este laboratorio. En concreto, su actividad se centra en el estudio de los neutrinos y la materia oscura.
El laboratorio de Canfranc dispone de dos salas complementarias para distintos tipos de experimentos, una zona de conexión con instalaciones propias de un gran laboratorio y una organización que hacen que esté llamado a ser uno de los laboratorios de referencia en el concierto mundial. Fue el profesor Ángel Morales, hace casi 20 años, el precursor de las actuales instalaciones. Morales utilizó unos pequeños emplazamientos en el abandonado túnel del ferrocarril, para llevar a cabo sus investigaciones sobre el universo. Fue así como surgió la idea de crear un laboratorio subterráneo en Canfranc. Una iniciativa muy bien acogida por la comunidad científica española, pero que ha generado una gran decepción entre los físicos, ya que debido a los problemas de seguridad el laboratorio de Canfranc nunca he llegado a rendir al cien por cien.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Facebook ABC.es