El acuerdo sellado por Teherán con turcos y brasileños no dista mucho del presentado el pasado octubre por Naciones Unidas
Irán prefiere enriquecer uranio en Turquía antes que en Francia o Rusia
AFP El presidente turco, Recep Tayyip Erdogán, fotografíaba ayer a Lula Da Silva y Mahmud Ahmadineyad tras el cierre del acuerdo
Las bases del convenio
Irán enviará 1.200 kilos de uranio débilmente enriquecido a territorio turco dentro de un mes.
Turquía devolverá 120 kilos de uranio enriquecido al 20 por ciento a Irán.
Serán destinados a un reactor civil de investigación médica en Teherán.
El enriquecimiento del uranio será efectuado por terceros países.
La propuesta será enviada al OIEA, que todavía puede rechazaral.
Martes , 18-05-10
«Reclamamos el derecho de todos los países, incluida la República Islámica de Irán, a la investigación, producción y uso de la energía nuclear con fines pacíficos, sin discriminación». Con estas palabras ayer, los presidentes de Irán y Brasil -Ahmadineyad y Lula- y el primer ministro turco -Erdogán- sellaron un acuerdo por el que Irán transferiría uranio débilmente enriquecido a Turquía.
Ese combustible sería devuelto a Irán, altamente enriquecido para un reactor nuclear de investigación médica en Teherán. Dado que Irán clama que su programa nuclear tiene como objetivo el abastecimiento energético -algo que la comunidad internacional consideraría legítimo-, esta iniciativa mitiga el riesgo de que Irán se haga con armas atómicas.
La idea, en realidad, no es nueva: el pasado octubre se abrió una posible solución a la crisis nuclear iraní cuando la ONU propuso que Irán enviase 1.200 kilos de uranio para ser enriquecido en Francia y Rusia. Sin embargo, Irán rechazó la propuesta, lo que hizo dudar de sus verdaderas intenciones y le acarreó la amenaza de nuevas sanciones. Ayer, Irán parecía aceptar el trato con una variante: el intercambio sería con Turquía.
Las dudas de EE.UU.
Esta semana, Irán notificará al Organismo Internacional de la Energía Atómica la propuesta, a la espera de que sea aprobada por el llamado Grupo de Viena (formado por esta institución, más EE.UU., Rusia y Francia). Sin embargo, tal vez ni siquiera así Teherán evite las sanciones. Washington ha expresado su preocupación, «dado el constante fracaso de Irán a la hora de cumplir con sus propios compromisos».
Estados Unidos califica la oferta de transferir uranio fuera de suelo iraní de «paso positivo», y «reconoce los esfuerzos de Brasil y Turquía» en la mediación, pero critica duramente las declaraciones de los portavoces del gobierno iraní, que han asegurado que de todos modos continuarán enriqueciendo las mismas cantidades de uranio que hasta el momento, «lo cual es una violación directa de las resoluciones del Consejo de Seguridad», según Washington.
El interlocutor turco
Turquía lleva bastante tiempo intentando convertirse en mediador en la cuestión iraní. A principios de año,quiso alojar la conferencia nuclear del pasado abril, que tuvo lugar en Viena. Es tan importante para Turquía que el primer ministro Erdogán cambió su agenda para asistir a este último acuerdo.
Desde ayer, Ankara está un paso más cerca de que se le considere un interlocutor imprescindible en el proceso. Según el analista turco Serkan Demirtas, «una respuesta positiva de la comunidad internacional puede disparar la credibilidad de Turquía, así como salvarla de un posible dilema en el Consejo de Seguridad en caso de que se voten nuevas sanciones contra Irán». Puesto que existe una alternativa a las sanciones, el acuerdo permite a Turquía posicionarse en contra de éstas sin socavar su posición internacional. Para Ankara, todo son ventajas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es