Las ninfas vuelven al Tajo
Conjunto escultórico de las Ninfas del Tajo, obra de la Rosa Hidalgo. ANA PÉREZ HERRERA
«Cerca del Tajo, en soledad amena...», como dice su Égloga III, se va a instalar en una roca del río un conjunto escultórico en homenaje a Garcilaso de la Vega, insigne poeta toledano del siglo XVI. Se trata de sus ninfas, esos bellos seres mitológicos.
La Fundación Garcilaso de la Vega ha encargado a la escultora toledana Rosa Hidalgo la ejecución de un conjunto escultórico que será instalado en una roca del Tajo, bajo la Roca Tarpeya, aguas arriba del Puente de San Martín. ABC ha tenido la oportunidad de conocer la maqueta de la escultora en su casa-estudio, trabajo que ya han conocido tanto el concejal de Cultura, Ángel Felpeto, como el alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page.
Si los recientes recortes económicos por la crisis no lo impiden o retrasan en el tiempo, el Ayuntamiento tiene intención de colaborar con la Fundación Garcilaso en este interesante proyecto cultural, un auténtico homenaje al poeta-soldado del siglo XVI que nació en Toledo y aquí vivió muchos años.
El boceto del conjunto escultórico que Rosa Hidalgo acaba de finalizar ha sido ejecutado en cera roja, pero el proyecto contempla su fundición en bronce y las esculturas se harán a tamaño natural, lo que sin duda reforzará su integración plena en el paraje ribereño. La obra formaría parte del proyecto de renovación de las riberas del Tajo, actualmente en trámite.
Se trata de una escena bucólica en la que cuatro ninfas se encuentran sobre una roca del Tajo. Una de ellas sube al promontorio pétreo desde el agua y otra se arroja al río, mientras que la tercera peina los cabellos de una cuarta, que cose una delicada tela. Las ninfas son muy bellas y las cuatro tienen el mismo rostro.
Los reflejos del sol sobre el bronce producirán unos destellos que contribuirán a crear una atmósfera irreal y onírica, propia de esos seres mitológicos y del paisaje misterioso de los ríos. Un paseante que observe la escena podrá recordar muy bien estos versos de Garcilaso:
Hermosas ninfas, que en el río metidas
contentas habitáis en las moradas
de relucientes piedras fabricadas
y en columnas de vidrio sostenidas;
agora estéis labrando embebecidas
o tejiendo las telas delicadas;
agora unas con otras apartadas,
contándoos los amores y las vidas;
dejad un rato la labor, alzando
vuestras rubias cabezas a mirarme,
y no os detendréis mucho según ando;
que o no podréis de lástima escucharme,
o convertido en agua aquí llorando,
podréis allá de espacio consolarme.
La Fundación querría que este paseo fluvial se conviertiera en la Ruta de Garcilaso, con una serie de glorietas en las cuales los paseantes pudieran tener acceso a libros suyos y de otros poetas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es