El conjunto de los países del euro contribuirán con 80.000 millones a un tipo de interés del 5%
La Eurozona y el FMI dan un préstamo histórico a Grecia de 110.000 millones
Principales claves del plan de austeridad griego
Medidas de austeridad
Las nuevas medidas de austeridad suponen 30.000 millones de euros de recortes adicionales durante tres años, que se añaden a los 4.800 millones previstos para 2010 con las medidas aprobadas anteriormente
Reducción del déficit
Los números rojos en las cuentas públicas deberán pasar del actual 13,6% del PIB al 2,6% en 2014. La reducción del gasto público afectará al crecimiento, que se contraerá un 4% del PIB en 2010 y volverá a terreno positivo en 2012 con un 1,1%
Empleados públicos
Se congelará el salario a los funcionarios al menos durante tres años y se eliminará la decimotercera y decimocuarta paga para aquellos que ganen más de 3.000 euros. Los que ganen menos recibirán un bono de 1.000 euros
Jubilación
Se establecen los 60 años como edad mínima para jubilarse y un nuevo método de cálculo para las pensiones que está relacionado con toda la vida laboral de la persona y no con los últimos años, como hasta ahora.
Pensiones
Si la pensión supera los 2.500 euros mensuales, el jubilado perderá las dos pagas extras, Además, se aumentarán hasta 2015 los años de cotización necesarios de forma gradual de 37 a 40 para obtener la pensión completa

Impuestos
Sube el IVA dos puntos, hasta el 23%, y 10 puntos los impuestos sobre tabaco, alcohol y combustibles. Nuevo
impuesto a las empresas con grandes beneficios y a las relacionadas con el azar y los productos de lujo
Mercado laboral
Se liberalizarán determinadas profesiones cerradas por distintas reglamentaciones gremiales, como la de los taxistas, y se facilitará el despido, con una indemnización menor a la existente hasta ahora
Los ministros de Economía de la Eurozona dieron ayer el visto bueno definitivo a un préstamo histórico de 110.000 millones de euros a Grecia en el que participará el Fondo Monetario Internacional (FMI).
Este dinero llegará al país heleno a cambio del compromiso adquirido por el Gobierno de Atenas de que realizará una cura de austeridad para dejar el déficit público por debajo del 3% en el año 2013, frente al casi 14% de 2009.
El préstamo, de los que 80.000 millones provendrán de créditos bilaterales de países del euro y el resto del FMI, tendrá una duración de tres años. En cuanto a los tipos de interés que se aplicarán en realidad serán dos diferentes. En el caso del dinero de la Eurozona rondará el 5% y en el del FMI será algo inferior y podría estar en los aledaños del 3%, aunque todavía no está decidido.
España, según anunció la ministra de Economía Elena Salgado, aportará al préstamo en el conjunto de los tres años 9.792 millones de euros, de los que este año corresponderán 3.672 millones.
Grecia, que este año recibirá 45.000 millones, evitará de esta manera la quiebra y podrá hacer frente al vencimiento de una parte de sus bonos de deuda el próximo 19 de mayo por importe de 8.500 millones de euros.
Esta decisión histórica, en tanto en cuanto es superior a los rescates realizados por el FMI en Argentina y México, se ha tomado después de semanas de duras negociaciones a todas las bandas ya que Alemania estaba muy reticente a ayudar a Grecia, sobre todo después de que se hiciera público que hasta octubre del año pasado las autoridades de ese país han estado maquillando las cuentas, de tal modo que arrojaran unos números rojos muy inferiores a los reales, entre ellos los que le permitieron ingresar en el euro en el año 2001.
No subirá el déficit
El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, aclaró ayer que las aportaciones de los países a este préstamo no harán que les suba el déficit público, sino que se computarán como deuda. En todo caso, según aclaró el comisario, tampoco recaerá sobre los contribuyentes europeos ya que el tipo de interés previsto del 5% es superior al que pagan los países por obtener ese dinero en los mercados.
En materia de comparaciones, y sobre todo después de las ultimas rebajas de las calificaciones de la deuda de España y Portugal por parte de las agencias de calificación, el Presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, volvió a insistir ayer en que no tienen lugar. Rehn fue más allá al asegurar que «Grecia es un caso particular y no se puede comparar con ningún otro país por la precariedad de su déficit público y por las profundas irregularidades estadísticas».
Los máximos responsables económicos europeos aprovecharon la ocasión, una vez tomada la difícil decisión de ayudar a Grecia, para advertir que la Comisión Europea presentará una propuesta el 12 de mayo, que luego tendrá que ser aprobada por los ministros de Economía de los Veintisiete, para vigilar más de cerca los niveles de déficit y deuda pública de los países ya que, según ellos, la situación helena ha puesto de manifiesto la importancia de mantener el equilibrio en las cuentas públicas de los países.
Entre las novedades de la decisión tomada ayer por el Eurogrupo, que será probablemente rubricada en una Cumbre extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno el próximo viernes en Bruselas, figura que se dejará a los bancos europeos participar en el préstamo a Grecia. Además, de los 110.000 millones del montante total de los créditos, se reservarán 10.000 millones para atender posibles problemas específicos en el sector bancario griego.
Alemania ha confesado que intenta convencer desde hace varias semanas al sector bancario de su país para que participe en el «rescate» de Grecia.
El ministro de Economía griego, Georges Papakonstantinou, negó ayer que su país se encuentre «bajo tutela» con el argumento de que «nuestro país está dentro de la Eurozona y lo que hacemos como Gobierno es asumir nuestra responsabilidad».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...