Maravillas Rojo, la malabarista del paro
Actualizado Lunes , 26-04-10 a las 11 : 16
Su aspecto campechano y sencillez son dos bazas que juegan a favor de esta mujer que comparte el proyecto socialista aunque desde su independencia
Nadie querría estar en su piel cuando cada mes se enfrenta a la cruda realidad de la crisis, a su cara más trágica, cuando se ve en la obligación de transmitir a la sociedad los hachazos que recibe el mercado laboral, un papelón para Mavi, como la conoce su círculo más íntimo, una mujer satisfecha con la experiencia vivida, aunque no sea ni la más idílica, ni la más cómoda.
Pero ¿quién es la secretaria general de Empleo? Maravillas Rojo Torrecilla (Barcelona, 1950) está separada, tiene dos hijos y es una mujer adelantada a su tiempo. Licenciada en Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales por la Universidad de Barcelona y Senior Executive por Esade, cuenta con un currículo del que, desgraciadamente, no muchas mujeres de su quinta pueden presumir, incluido «un buen manejo de las nuevas tecnologías».
Los que más la conocen destacan su pragmatismo y sencillez, dos cualidades que rápidamente son percibidas cuando se está enfrente de ella, en una entrevista, por ejemplo. Por su aspecto campechano y cercanía, conecta, es «empática», dice una persona cercana. Y desde esta cercanía, lo primero que uno se pregunta es: ¿cómo vive la tragedia del paro? «Soy muy consciente del problema que hay detrás de cada uno de los cuatro millones de parados», asegura.
«Haber cómo lo explicamos esta vez», les suele decir a sus colaboradores cuando las cosas no van bien, en las reuniones preparatorias de la cita mensual con los medios donde se dan a conocer los demoledores datos de desempleo, entre los que escarba en busca de un atisbo de luz, por pequeño que sea.
«Mavi tiene mucho de psicóloga. Aunque nunca haya estado en paro, sabe que detrás de cada desempleado hay alguien que ha dejado de tener ingresos, que tiene que afrontar una situación complicada, y que no puede realizarse personalmente porque no tiene empleo», dice un colaborador.
Hablar de su trayectoria profesional es hablar de contacto con la gente. Desde sus inicios profesionales ha estado al lado de los más desfavorecidos por el mercado de trabajo, los parados, lo que explica que Celestino Corbacho pensara en ella para participar en el proyecto socialista, que defiende, aunque siempre desde su independencia (no está afiliada al PSOE).
Su currículo refleja que es una experta en el diseño y ejecución de las políticas activas de empleo. Sus primeros pasos en el mundo de lo público los dio en el antiguo INEM, como directora de la provincia de Barcelona entre 1991 y 1995. Desde entonces ha defendido una reforma de los servicios públicos de empleo, que ya «no admite más demoras», afirma.
Su llegada al Ministerio de Trabajo fue precedida también de una extensa experiencia municipal en la capital catalana. Primero, con Pascual Maragall y, después, con Joan Clos. Fue teniente de alcalde, concejal y presidenta de un proyecto pionero que, con fondos europeos, se llevó a cabo entre 1995 y 2007, Barcelona Activa, dirigido a guiar a los emprendedores en el tortuoso camino de crear empresa. «Cuando llegó al Ministerio procedía de ayuntamientos socialistas, pero su mentalidad era empresarial», dice alguien que la conoce bien. Y destaca: «Está tan cerca del mundo de la empresa como lejos de la maquinaria pública, de la forma de hacer de algunos de sus ocupantes. «No tolera un «esto nunca se ha hecho así», que enfrenta con un «pues a partir de ahora...»». Y no hay discusión porque, dicen, es jefa exigente y crítica.
En el otro lado, los que han sido jefe de Mavi, como el ex alcalde Joan Clos, destaca de ella que «es una «movilizadora», sabe transmitir y arrastrar a la gente a hacer cosas». Y añade: «Tiene la habilidad de que no se le puede decir que no, es activa y dinámica. Intentaba -recuerda- hacer algo cada día».
Esta barcelonesa adora su tierra, a la que retorna cada fin de semana tras el duro trabajo en Madrid, del que dice desconectar leyendo una buena novela histórica cuya trama, preferiblemente, esté ambientada en la época en la que en España convivieron las culturas cristiana y árabe.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...