El grupo de Díaz Ferrán dice que seguirá operativo y amenaza con una demanda «multimillonaria» por los daños
Actualizado Miércoles , 21-04-10 a las 09 : 04
Una nueva tormenta se cierne sobre Viajes Marsans. El mismo día en el que el Juzgado de lo Mercantil de Madrid declaró insolvente a Air Comet, la Agencia Internacional de Transporte Aéreo (IATA) asestó un severo golpe al grupo empresarial del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. La organización le retiró ayer la licencia para la venta de billetes de avión, una medida que resultaría provisional si la compañía logra poner sobre la mesa un aval de 20 millones de euros.
Durante la tarde —y hasta minutos antes de la medianoche—, la página web de la agencia de viajes permanecía bloqueada, interrupción que se atribuía a «tareas de mantenimiento» y «mejoras en el sistema». El copropietario de Marsans y socio de Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual, negó que la decisión de la IATA constituya el acta de defunción de la compañía. «No hay otra solución», declaró a Ep Pascual, quien confía en responder a la solicitud de la agencia «en estos días». Fuentes de la compañía calificaron la medida de «injusta» y aseguraron a ABC que Marsans ha efectuado todos los pagos correspondientes.
Confrontación legal
El pasado 15 de abril la compañía hizo frente a la tasa mensual de BSP cifrada en 10 millones de euros, correspondiente a la liquidación de los billetes emitidos. Fue, precisamente, la dificultad para cumplir con estos requisitos lo que movió a la agencia a imponer estas restricciones. La IATA preveía respuestas rigurosas, como la suspensión de dicha licencia,en el caso de no afrontar el pago.
En respuesta a la decisión de la organización, fuentes del grupo aseguraron que interpondrán una demanda «multimillonaria» contra la agencia internacional. Díaz Ferrán y Pascual consideran que la IATA «se ha extralimitado en sus funciones». Como consecuencia directa, la decisión de la IATA vulnera la imagen de la empresa.
Asimismo, si la organización internacional se mantiene en su empeño de cancelar el servicio de venta de billetes, Viajes Marsans indicó que tratará de subsanar «el grave error» a través de otras agencias para poder seguir operando y atendiendo a sus clientes.
La resolución de la agencia internacional arroja un nuevo obstáculo en el ya tortuoso recorrido económico de Marsans. El cese de las operaciones de la aerolínea Air Comet, el pasado 22 de diciembre, evidenció las dudas sobre la viabilidad económica del grupo empresarial, sospecha que reforzó la disolución de la aseguradora Mercurio, a la que los directivos de Marsans desvinculan del grupo.
Batallajuanola se retira
El «vía crucis» de la aerolínea de bajo coste parecía concluir ayer con la declaración de insolvencia por parte del titular del Juzgado de lo Mercantil número 8 de Madrid, Francisco de Borja Villena. La compañía desaparecía con una estela de 310 millones de euros de deuda y un valor provisional de los bienes de 84,5 millones, que aseguran el 27% de la obligaciones suscritas con proveedores y entidades financieras.
La situación patrimonial de Air Comet, en principio, no desanimó a Batallajuanola, denominación bajo la que se presentaba el fondo luxemburgués Real Estate Distressed Fund, que a finales de marzo hizo público su interés por adquirir la compañía aérea. Sin embargo, minutos después de que se conociera la cancelación de la licencia, Batallajuanola retiró su puja al considerar que los datos proporcionados por la dirección de la empresa «no se corresponden con la realidad».
Representantes del fondo acusaron a la compañía del presidente de la patronal de no haberse mostrado «clara» en relación a la situación de la compañía. «No existen derechos de vuelo y la licencia para operar está suspendida definitivamente y recurrida por Air Comet en un proceso judicial que puede alargarse durante varios meses», añadió el grupo Batallajuanola. En cuanto a las especulaciones sobre las negociaciones con otros grupos —rumores que apuntan a Xicola—, lo inversores esperan que éstas resulten «fructíferas dado que su interés es inexistente».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...