Publicado Miércoles , 21-04-10 a las 18 : 46
“Samalanchi”, como se pronuncia en mandarín el nombre de Juan Antonio Samaranch, era sin duda el español más conocido y querido en China, que le estará eternamente agradecida por otorgarle los Juegos de Pekín 2008 cuando dirigía el Comité Olímpico Internacional (COI).
Auténtico valedor internacional del régimen chino, sobre todo cuando la revuelta tibetana enturbió los meses previos a los Juegos y hasta se habló de un boicot internacional, Samaranch es una celebridad en el gigante asiático por su apoyo incondicional a Pekín 2008. Su fama llega hasta tal punto que su retrato se vende, junto a los de mitos como Marilyn Monroe o personalidades como Obama, en las tiendas de cuadros de la remozada Taikang Lu de Shanghai, la calle de moda de los artistas ubicada en plena Concesión Francesa.
Incluso en los pueblos más recónditos y pobres de las lejanas provincias de Sichuan o Gansu, a más de 3.000 kilómetros, los aldeanos replican de inmediato y sin titubear “Samalanchi” en cuanto se enteran de que uno es español.
Aunque la muerte del presidente de Honor del COI ha sido conocida en China esta noche muy tarde, su Comité Olímpico, Yu Zaiqing, se ha apresurado a ofrecer sus condolencias. “Samaranch es un viejo amigo del pueblo chino y siempre confió en que China celebrara los Juegos Olímpicos. Su deseo se vio finalmente cumplido en 2008”, aseguró el vicepresidente del COC, Yu Zaiqing, en un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias Xinhua.
Además de recordar las “tremendas aportaciones de Juan Antonio Samaranch al movimiento olímpico”, Yu Zaiqing manifestó que “los chinos siempre le agradeceremos” su apoyo a los Juegos de Pekín, que sirvieron para mostrar el progreso experimentado por este país durante sus 30 años de apertura al capitalismo.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es