Jueves , 15-04-10
Salvo lo publicado en la edición digital de ABC, desconozco los detalles de los problemas que, en materia de protocolo, surgieron el pasado sábado en el desfile de Las Mondas celebrado en Talavera de la Reina. Sin embargo, a la vista de lo escrito, parece que la situación en la que se encontraron las autoridades asistentes fue, cuando menos, incómoda.
El protocolo es norma que en España, desde el punto de vista legal, queda establecida en el R.D. 2099/83, de 4 de agosto, por el que se regulan las precedencias del Estado. Algunas autonomías se han dotado también de normas que determinan, en el territorio de su competencia, el orden de sus autoridades. Son numerosas las localidades y diputaciones que, en evitación de problemas y haciendo uso de sus atribuciones legales, han aprobado también sus reglamentos de protocolo.
En Castilla-La Mancha no existe marco normativo al que los profesionales de protocolo puedan recurrir para determinar el orden entre las autoridades. Es, por tanto, obligado buscar el amparo de la legislación nacional, si bien es cierto que el Real Decreto data de 1983 y es totalmente anacrónico. De la mera observación del orden de autoridades que en el mismo se determinan, parece que a la señora Cospedal le correspondería, en su calidad de Jefa de la Oposición, un lugar destacado.
El alcalde de Talavera de la Reina actuaba de anfitrión y cedía, lógicamente, la Presidencia al invitado de honor, el señor presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Ante la ausencia de norma en la JCCM, a mi modo de ver, se debería haber aplicado la filosofía del Real Decreto 2099/83 que establece la ordenación de «cargos» y no de personas ni partidos políticos. A este respecto, como Jefa de la Oposición -figura recogida en el art. 12 del Real Decreto mencionado-, a la Señora Cospedal debería haber desfilado inmediatamente después de los consejeros de la JCCM.
Por otro lado, no cabe aplicación de norma -me refiero a un supuesto protocolo de Las Mondas- que no esté debidamente subordinada a lo establecido en la norma de superior rango, como lo es el Real Decreto mencionado. Desconozco cuál es el protocolo redactado hace 15 años para Las Mondas pero, en cualquier caso, aun tratándose de un acto que no fuese oficial, las autoridades deben ser ordenadas conforme a lo determinado por la legalidad, de acuerdo con la responsabilidad que en cada momento desempeñen.
En diferentes foros -incluso lo he comentado a responsables de Protocolo de instituciones oficiales- he manifestado mi modesto parecer respecto de la necesidad de regular las Precedencias en nuestra Comunidad y, al menos, en sus más importantes ayuntamientos. La idea es que nadie tenga que «esperar del favor ni temer de la arbitrariedad». Los que nos dedicamos a este mundo, sabemos que el protocolo es una eficaz herramienta de comunicación que transmite a la sociedad, entre otros aspectos, la eficacia de las instituciones.
Don Felio Vilarrubias, el insigne maestro en Protocolo Oficial y Director de los Cursos de Protocolo en la Escuela Diplomática y la Universidad de Oviedo del que me honro ser discípulo, ha afirmado en numerosas ocasiones que «el Protocolo es la expresión plástica del poder»; Charles Maurice de Talleyrand, político y diplomático francés, aseveró en el siglo XIX: «Sólo los tontos se burlan del protocolo» y Don Sabino Fernández Campo, ex jefe de la Casa de S.M. EL Rey, en el prólogo al Tratado de Protocolo de Estado e Internacional escrito por Don Felio Vilarrubias, subraya: «...de la ausencia de protocolo al imperio absoluto de la grosería no hay más que un paso».
Estas sabias declaraciones ponen de manifiesto que «las formas» son el camino que facilita la llegada al fondo y que la ausencia de norma de protocolo puede ser utilizada -de hecho lo es- como «arma arrojadiza».
Finalmente, es necesario destacar que la cortesía y los buenos modos obligan a anfitrión e invitados por igual. Pero esto es otro tema porque no hay norma legal que exija ser educado y trasladar ese mensaje a la sociedad.
Consultor de
Protocolo

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es