El fiscal antipederastia de la Santa Sede pide más rapidez y transparencia en los procesos
El Vaticano ya ha colgado en su página web una guía de actuación para los casos de abusos, que estaba vigente desde 2003 / AFP
Monseñor Charles Scicluna, fiscal del Vaticano contra los sacerdotes pederastas, ha reconocido que la máquina disciplinaria es lenta, pero asegura que «estamos aprendiendo y deberíamos aprender a hacer las cosas más rápido». En una entrevista al diario de su país «The Times of Malta», el promotor de Justicia de la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF), denuncia un defecto de sacerdotes y obispos que ha agravado el escándalo de pederastia: «El sentido equivocado de proteger la institución, la mentalidad de no criticar a los clérigos porque si lo haces estás traicionando a la institución».
Scicluna lamenta la cultura del silencio y encubrimiento en Italia, pero también le preocupan «Asia, África y otras partes del mundo». El promotor de Justicia recuerda que la tarea de prevención de abusos corresponde a las diócesis, mientras que su oficina disciplinar -a la que llegan unos 250 casos al año- se ocupa de procesar y castigar a los culpables.
El fiscal lamenta la crisis pero comenta que puede tener consecuencias positivas pues «si la crisis significa un cambio de rumbo, bienvenida sea». En su opinión, «hacer los procesos más transparentes ayudará a la Iglesia».
Ayer fue una jornada más tranquila en Roma, pero no en Marktl am Inn, donde aparecieron pintadas obscenas en la casa natal del Papa, convertida desde hace años en museo.

Enviar a:

¿qué es esto?


Facebook ABC.es