Valoración:
En sedes del país vecino se almacenan aún archivos que Batasuna quiso poner a salvo a raíz de su ilegalización
Domingo , 28-03-10
Las autoridades de París se aprestan a combatir frontalmente a la Batasuna francesa; las «herriko tabernas» de «Iparralde»; centros de acogida de pistoleros prófugos; versión gala de «udalbiltzas» y otras tramas que operan al servicio de la banda terrorista en el vecino país. El pistoletazo de salida lo ha dado el presidente de la República, Nicolas Sarkozy, tras su advertencia de que «vamos a descubrir uno tras otro todos los apoyos de ETA».
Las Fuerzas de Seguridad, tanto francesas como españoplas, tienen el terreno abonado para combatir a «galoetarras» y «galobatasunos», después de años de investigación. El trabajo, recogido en un informe policial, pone al descubierto la red civil de apoyo a la banda. Hasta ahora faltaba cierta «voluntad política» de «hincar el diente» a esas tramas por parte de París. Pero con las palabras de Sarkozy, que adquieren valor de compromiso al haber sido expresadas ante los restos mortales del policía Jean-Serge Nérin, se abre la veda. Luz verde para apresar no sólo a los cabecillas y pistoleros, sino también a sus cómplices; para desmantelar, no sólo los «zulos» con pentrita, sino también las «herrikos» que suministran gasolina a los «borrokalaris»; o para liquidar no sólo las empresas tapaderas que blanquean dinero, sino también la «caja única» que desde hace años se oculta en un lugar cercano a Bayona, y que es el epicentro desde el que salen las inversiones hacia paraíses fiscales.
El informe policial recoge que, tras su ilegalización en España, en marzo de 2003, la coalición de Otegi y compañía trasladó sus archivos, listas negras, oscuras contabilidades, planes estratégicos y casos de corrupción interna a las sedes que la Batasuna francesa tiene en Bayona, Biarritz, Mauleon, Saint Palais y otros municipios de «Iparralde» para blindarse de la actuación de la Justicia española. Por ello, también, el PCTV, cuando estaba al borde de su ilegalización, desvió unos 150.000 euros defraudados a la democracia con destino a los cabecillas «galoabertzales» Xabier Larralde, Claude Aguerre, Aurore Martin, Giuliano Cavaterra y Patricia Martinon. Ellos, junto a los etarras Gregorio Jiménez Morales, «Pistolas», Jokin Etxeberría Lagisket y Jon Irazola, además de Zigor Gogeaskoetxea, Jean-Francois Lefort y Haritza Galarraga constituyen el «estado mayor» de la Batasuna francesa.
Decisión de ETA
Al igual que Aralar, los franceses de Abertzalen Batasuna decidieron en 2000 escindirse de la coalición de los «otegis», ya que su posición a favor de que ETA dejara las armas fue derrotada en el proceso de refundación. Para llenar el hueco dejado en «Iparralde», la banda constituyó allí una réplica de la Batasuna pura y dura, misión encomendada a Egoitz Urrutikoetxea, hijo de «Josu Ternera». Como los terroristas ya olfateaban una posible ilegalización en España, decidieron que en Francia Batasuna quedara camuflada bajo apariencia de asociación, y como tal quedó inscrita en la Subprefectura de Bayona el 25 de junio de 2001. La «asociación» Batasuna fijó como objetivo de su actividad «promover y defender los derechos individuales y colectivos, así como la democracia en el País Vasco». Los «galoabertzales» declararon en el registro como su sede social un inmueble situado en el número 38 de la calle Cordeliers, en Bayona.
Resulta que el local coincidía con la oficina permanente que en junio de 1999 abrió el entonces eurodiputado de Euskal Herritarrok, Koldo Gorostiaga. Un siniestro eurobatasuno condenado en su día a devolver a la Cámara de Estrasburgo más de 118.000 euros en concepto de gastos no justificados. Posteriormente, la sede de los «galoabertzales» pasó a un piso del inmueble número 17 de la calle Palais de Justice, en Saint Palais. Además, tenían declarada otro local en el número 19 de la calle Jeu de Paume, en Mauleon. En estas sedes se ha reunido, por ejemplo, Otegi con los «comisarios políticos» de ETA en Batasuna Joaquín Etxeberría Lagisket y Gregorio Jiménez Morales, «Pistolas», acusado en su día de participar en un complot para asesinar al líder antisandinista Edén Pastora, «comandante Cero». Recientemente se le ha relacionado con la coordinacióa de la «kale borroka» en «Iparralde».
ETA-Batasuna dispone en el sur de Francia de una red de «herriko tabernas», no tan amplia como la existente en el lado español, pero igual de operativa. Especialmente «kañera» es la denominada «Xilko Ostatua», situada en la calle Tonnelliers, en plena parte vieja de Bayona. Su gerente, Miguel Torre, encabezó la candidatura que en Francia ha unido a Batasuna y EA para las elecciones legislativas de 2007. Los «galoborrokalaris» también se mantienen citas operativas en las «herrikos» «Tana» -calle Fontaine, en Ciboure- y «Kanttu» -calle Richelieu, en Hendaya-. Tienen, además, como base de operaciones el bar «Kalaka», situado en San Juan de Luz. El establecimiento está regentado por Pantxoa Flores, que fue detenido el 24 de septiembre de 2007 en una operación antiterrorista. La Policía busca pruebas sobre la implicación de estas «herriko» en la preparación y financiación de actos de violencia callejera en el País Vasco francés, que han aumentado en los últimos años tras la irrupción del grupo «Irrintzi», «Grito».
«Salto cualitativo»
Precisamente, en uno de los últimos «zutabes» intervenidos, ETA alardeaba del «salto cualitativo contra intereses inmobiliarios, contra segundas viviendas de los ricos en Francia y contra intereses de la Administración». La propia banda aportaba pruebas al relacionar los sabotajes con la campaña que diseñó la Batasuna francesa y ejecutó «Irrintzi» bajo el lema «Euskal Herria no se vende» en contra de «la colonización económica y cultural de Iparralde». Campaña que ETA consideró en el citado boletín como «una de las ideas principales lanzadas al aire por la izquierda abertzale».
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Más noticias sobre...
Facebook ABC.es