Los dueños de Alegranza proponen gestionar el uso público del islote la zona
ABC Panorámica del Archipiélago Chinijo, donde se encuentra el islote de Alegranza
Lunes , 15-03-10
La familia Jordán-Martinón, propietarios del islote de Alegranza, asegura que su aspiración es poder «disfrutar» del territorio del que son propietarios desde los años 40, para lo que es necesaria una revisión del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Archipiélago Chinijo. En estos momentos existen dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que respaldan la posición de los dueños.
Esta revisión consistiría en una flexibilización de los actuales derechos de uso de Alegranza, que hace 24 años fue calificado como Espacio Natural Protegido junto al resto del Archipiélago, conformado además por el Roque del Este y del Oeste, Montaña Clara y La Graciosa.
Sin embargo, según ha confirmado a Acn un portavoz de la familia, esto «en ningún caso» supondría desarrollos urbanísticos en el islote, sino que se permita «una visita ordenada que pueda reportar ingresos para mantener las pequeñas infraestructuras que ya existen», como son una casa, varios alpendres, un número sin determinar de casetas y dos presas.
Protectores
Los Jordán-Martinón, que son dueños de Alegranza desde hace 66 años, afirman que se sienten «más protectores que nadie» de este territorio, y recuerdan que han tenido la oportunidad «de construir o vender a empresarios que pretendían urbanizar la zona» y no lo han hecho.
«La isla está como está no por la protección pública, sino porque ha estado bajo nuestra responsabilidad», explicaron fuentes de la familia, que insiste en que su «empeño» es que todos los canarios, incluidos ellos mismos, «puedan disfrutar del espacio, uno de los más bellos que hay».
Restricciones
Actualmente la restricción de los usos de Alegranza es elevada, y entre otras cuestiones, establece cupos máximos de visita diaria, prohíbe la posibilidad de fondear embarcaciones, de pernoctar en la Isla o de caminar fuera de los senderos establecidos.
«Los propietarios hemos solicitado desde que se declaró Chinijo como espacio protegido poder disfrutar de la isla en unas condiciones razonables», indica el portavoz, que recuerda que «jamás» se han negado a sentarse con el Gobierno de España o el Ejecutivo autonómico «para hablar de posibles ventas o expropiaciones».

Enviar a:

¿qué es esto?