Actualizado Sábado , 06-03-10 a las 18 : 18
Poco se puede decir a estas alturas de un grupo que antaño llegó a telonear a los mismísimos Ramones. El suave recuerdo de cuando cantaban a una tal Dolores. (O Lola, según se mire).
Los Suaves presentaron este viernes en la madrileña sala La Riviera su undécimo trabajo discográfico, que lleva por título «Adiós, adiós» que, aunque pueda provocar cierto desconcierto, no se trata -como ya han dejado claro- de una despedida sino de un saludo a la bienvenida. Porque tienen cuerda para rato.
Por ello, no es baladí la elección de «No puedo dejar el rock» como tema para arrancar el concierto. A la hora en punto se rompió el silencio para continuar con «Cuando los sueños se van».
Entre el repertorio, de dos horas de duración, la mayoría fueron temas contundentes y rápidos; y, claro, alguna más lenta por aquello de desgarrar el corazón. De eso Yosi sabe mucho, y no dudó un segundo en recordarlo: «Venimos a traer tristeza porque la vida es triste».
Llegaron «Maldita sea mi suerte» y «Esa noche te perdí» antes de zambullirse por «Malas noticias». En la segunda mitad del concierto descargaron un aplaudido «Han matado al rock'n'roll» para dejar saciada el hambre de grandes clásicos con «Si pudiera», momento para las emocionadas ovaciones. Lo esperado por todos.
La locura llegó con «Dolores se llamaba Lola», ocasión para rendir tributo a Galicia y Madrid con sendas enseñas regionales. Por supuesto, el espectáculo no acabó ahí. Yosi y un sublime Alberto Cereijo interpretaron «Madrid» y «Afilador» para poner la guinda a una gran noche con «Ya nos vamos», con un Yosi embutido en una zamarra atlética.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es