Un videochat entre desconocidos siembra la alarma en internet
Sam Anderson / New York Magazine
Actualizado Lunes , 22-02-10 a las 19 : 32
La polémica está servida. Chatroulette, el nuevo sitio en internet ha causado una gran alarma entre los usuarios, debido a sus elevadas dosis de exhibicionismo. Se trata de un servicio sencillo lanzado en noviembre pasado que pone en contacto al azar a internautas que no se conocen a través de la webcam y que les permite chatear en directo.
Según ha publicado The New York Times, el nuevo site, creado por un joven ruso llamado Andrey Ternovskiy, cuenta ya con 20.000 usuarios. Su funcionamiento es muy simple. No hace falta contraseñas ni identificación ni tampoco existe una mínima de edad para acceder al servicio, que se conecta de manera instantánea. No hay condiciones. Mientras que en una pantalla se puede ver una webcam conectada, en la otra aparece el propio usuario. A partir de ahí se puede saltar de una a otra webcam sin problema y de forma aleatoria, según las preferencias del propio internauta.
En contraste con el resto de redes sociales, Chatroulette es un sitio web social que permite al usuario navegar de incógnito. «No hay sesión, no hay registro y eso es fundamentalmente diferente de Twitter y Facebook», donde un perfil viene asociado a una persona registrada, según ha destacado Sarita Yardi, un doctorando del Instituto de Tecnología de Georgia que estudia el papel de la tecnología en la vida de los adolescentes.
A diferencia de las antiguas salas de chat, donde las personas podrían mentir sobre su verdadera identidad, en el caso de Chatroulette, el anonimato es fugaz, debido al uso de la cámara que captura a todo usuario a menos que éste aparezca ataviado con una máscara, lo que complicaría su identificación.
Michael Wesch, profesor de antropología cultural de la Universidad Estatal de Kansas, que investiga cómo la gente comparte y graba vídeo en YouTube, ha manifestado que este videochat entre desconocidos puede entenderse como una «muy interesante reutilización de las tecnologías ya existentes», aunque ha advertido a los padres a educar a sus hijos. «No me gustaría ver a mis hijos allí», ha asegurado.
Desde algunas asociaciones dedicadas a la protección a la infancia ya han alzado la voz en contra de este portal. Es el caso de e-Enfance, en Francia, que ya ha llamado la atención sobre los excesos del sitio. En este sentido, ha avisado de que este sitio es un nido de oportunidades para la pornografía.

Enviar a:

¿qué es esto?