Fernández de Kirchner pretende impedir la búsqueda de petróleo
Argentina corta el paso a los barcos británicos en las Malvinas
EFE Cristina Fernández, en un acto a principios de mes en Ezeiza
Las aguas entre Gran Bretaña y Argentina, por la soberanía de las islas Malvinas, vuelven a estar revueltas 28 años después del fin de la guerra. La presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, decidió cortar el paso a cualquier barco que pretenda realizar en la zona labores de exploración, prospección o cualquier actividad relacionada con la búsqueda de petróleo. El Gobierno firmó un decreto que exige a esas embarcaciones, que operan bajo paraguas británico, autorización previa para navegar dentro de los límites de su jurisdicción.
Argentina no renuncia a las demandas de soberanía de las islas del Atlántico del Sur. La guerra que significó el principio del fin de la dictadura militar (1976-83), en términos diplomáticos no ha terminado, pese a la victoria de Gran Bretaña. El Gobierno argentino apela a las recomendaciones de Naciones Unidades, en las que se insta a las partes a retomar el diálogo y no a adoptar decisiones unilaterales. Éstas, protestó la presidenta, «han sido desoídas sistemáticamente por el Reino Unido».
En su peor momento
Cristina Fernández, que atraviesa el peor momento de su Gobierno, insistió: «Queremos que estas resoluciones se las hagan cumplir a todos los países del mundo, no sólo a los más débiles o los que tienen menos poder». El decreto de la presidenta se produce en vísperas de que la plataforma de bandera británica Ocean Guardian comience a explorar a 160 kilómetros de las islas del Atlántico Sur, como parte de su plan para rastrear bolsas de crudo. El objetivo de Argentina, ya que no puede impedir que los buques operen allí, es entorpecer su camino y retrasar el suministro de materiales que faciliten a las empresas extranjeras su labor en aguas cuya soberanía, para Argentina, está en discusión.
La Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso solicitó al ministro de Exteriores, Jorge Taiana, que comparezca para que «explique lo antes posible cuál es la situación». Patricia Bullrich, diputada de la oposición por Coalición Cívica consideró «imperante que el Gobierno explique qué es lo que está pasando. Queremos elaborar una nota de condena que repudie esta situación y elevarla a los máximos tribunales internacionales, sea la ONU, el Mercosur o el mismo Reino Unido».
En Argentina el archipiélago de Las Malvinas se considera territorio propio. Como tal figura en los mapas y así se estudia en los colegios. No es la primera vez que Gran Bretaña realiza prospecciones en este enclave. «En la década de los 90 -explica el analista Jorge Castro- también se hizo sin éxito. La diferencia es que entonces, el precio del barril de petróleo era de 15 dólares mientras que hoy la Agencia Internacional de Energía (AIE) calcula que será de 100 dólares antes de fin de año».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es