Actualizado Domingo , 21-02-10 a las 08 : 28
En los preservativos como en los zapatos, comprarse una talla distinta a la que se «calza» puede pasar factura. Por ello, en los últimos años las marcas de condones han sacado al mercado las versiones XS y XL de sus profilácticos.

Otra cosa es que por desconocimiento, o porque haya a quien le dé vergüenza contar en la farmacia que necesita un tamaño mayor, o menor, se acabe comprando el que no se debe. Utilizar un condón que se ajuste mal al pene supone no sólo mayores posibilidades de que se rompa, sino que también reduce el placer de la pareja, según un estudio publicado esta semana en la revista médica «British Medical Journal».
Los investigadores del Instituto Kinsey para la Investigación Sexual, de Género y Reproductiva (EE.UU.) seleccionaron a través de anuncios en el periódico y del blog de una marca de condones a 436 hombres de entre 18 y 67 años, que respondieron a un cuestionario sobre el uso del profiláctico en sus últimas relaciones sexuales con mujeres.
Según los datos extraídos de la encuesta, informa Efe, el 45 por ciento de los participantes dijeron que en alguna de sus relaciones durante los últimos tres meses habían usado preservativos que no se habían ajustado adecuadamente. La dificultad para alcanzar el orgasmo para aquellos que no usaron preservativos ajustados o para su pareja se multiplicaba por dos cuando la talla no era la correcta y el índice de quienes padecían irritaciones en el pene en sus relaciones era cinco veces mayor en quienes no utilizaron condones de un tamaño adecuado.

Concienciación
Además, un mal ajuste del condón dificultaba la erección, doblaba la frecuencia de roturas que cuando se empleaba un preservativo correcto y hacía que la pareja tuviera el doble de posibilidades de decidir retirar el preservativo antes de terminar la relación sexual. Para los investigadores, la posibilidad de que el preservativo pueda reducir el placer sexual puede disuadir a las parejas de utilizar protección, por lo que consideran que sería "beneficioso" que las autoridades sanitarias se esforzaran en "promocionar la mejora en el ajuste de los condones".

El coautor del informe, Bill Yarber, afirma que la pornografía ha distorsionado la imagen del cuerpo, de manera que "ningún hombre compraría condones etiquetados como pequeños o muy pequeños", de ahí la necesidad de que las autoridades sanitarias se impliquen para concienciar a las parejas al respecto.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es